jueves, 22 de octubre de 2015

Extracto de la carta de un compañero cuyo nombre omito deliberadamente pues carezco de su autorizacion


Mas allá de las opiniones de cada uno, me parece que la critica publica que realiza Nacho a Wences no debiera ser correspondida con otro escrito publico de la ejecutiva de la AMSO pues damos una penosa imagen publica de división interna y solo sirve para amplificar la disputa. A ello se añade el valor y claridad que nuestro Presidente y Secretario General, Javier Fernández, demostró al apoyar los Premios sin entrar en extemporáneas disquisiciones ideológicas, y que fueron ratificadas con las manifestaciones sensatas y prudentes del Consejero de la Presidencia ayer. 

Me uno al criterio de otros en el sentido de que tal vez hubiera sido mejor no publicarlo para no propagar mas el fuego y remitir un escrito a los militantes resaltando el apoyo inicial y constante de los socialistas a los premios y evitar, de otro lado, la sensación de ser más bien un escrito dirigido a la defensa personal de Wences por las criticas de un compañero. Defensa que no creo que Wences necesite a estas alturas de su vida política y menos siendo parte integrante del propio órgano que suscribe el documento de la AMSO. Nemo debet esse iudex in propria causa.

Los trapos sucios se lavan en casa y no se airean. A modo de ejemplo ¿te imaginas que pasaría si ahora otros compañeros sale publicando en los medios de comunicación sus criticas u opiniones a vuestro escrito?. Con esta forma de actuar me pregunto si cada vez que un militante publique alguna opinión por un acto del gobierno tripartito o de sus integrantes la Comisión Ejecutiva de la AMSO va responder con otro escrito público aprobado y suscrito con las formalidades que exige un órgano colegiado.

A mi me enseñaron que un error no se corrige con otro por muy bien intencionado que sea.

Los Premios no son de Oviedo sino que se entregan en la ciudad de Oviedo y muchas ciudades estarían encantadas de recoger lo que otros no quieren. Y Oviedo contribuye a ellos porque también lógicamente se beneficia. 
Y en este sentido recuerdo la movilización que se produjo en Oviedo hace años cuando se pretendió quitar la sede de la escuela de ingeniera de minas para llevársela al grandioso campus de Mieres. 

En obligada síntesis diría que sobran egocentrismos y manca finezza. La finura política es buena cualidad para las situaciones políticas complicadas y complicada la tenemos teniendo como aliados a personajes que pretenden darnos lecciones de democracia, participación, transparencia y que compiten contra nosotros.

Lo peor es cuando hablamos con los ciudadanos o afiliados y nos transmiten la sensación de que tuviéramos el síndrome de Estocolmo y se lo permitamos a los comunistas o populistas. Yo, al menos, no voy a permitir ni que me den lecciones personajes como Rivi, que pacto presupuestos anteriormente con el PP o voto con el PP en la primera votación por los sueldos de los concejales, ni menos aún unos recién llegados que votan como quieren cuando les conviene sin consensuarlo previamente. Ni quiero ni necesito el plato de sus lentejas ni me voy a dejar llevar al precipicio de sus ocurrencias o maledicencias. Por obligada prudencia omitiré otros asuntos y comportamientos que voy conociendo. 


En aras de la brevedad me limito a dejar constancia de lo más evidente pues de esta hoguera se sabe quien la inicio (A. Taboada), quienes la alimentan pero todavía no sabemos si nos quemará más o solo nos ahumará o aparecerá un buen bombero que apague el fuego y ponga a los pirómanos a buen recaudo.

No hay comentarios: