viernes, 30 de octubre de 2015

Cristina Fanjul Alonso

Cristina Fanjul Alonso


Mucho me ha interesado la entrevista que,en La Nueva España, hizo J.L.Salinas a Cristina Fanjul Alonso,directora del Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI).

"El emprendedor asturiano sabe mucho de tecnología,pero le cuesta vender",es titular que da a pensar.

En mi tiempo profesional,entre la Alcaldía y el Europarlamento, trabajé para una empresa mediterránea con plataforma,que fue un privilegio, para ver,y admirar, cómo se abrían mercados muy lejos.De la misma aprecié lo que hacían Inditex/Zara,Reny Picot y otros,que no eran solo exitosos proyectos industriales,que también, sino solidez expansiva comercial.

Luis Botas Rezola al acceder a la Presidencia de la Cámara de Comercio advertía de la carencia vendedora astur. Luego Botas fracasaría por obras inconsentidas  por el arrendador, la no dación familiar de cuentas, el rechazo a la alianza de las grandes firmas de la época y otros yerros mercantiles y de mercadotecnia.Ha mucho de aquella declaración de Luis, que coincidía con otra semejante de Arzallus sobre su País Vasco,y resalto que Cristina Fanjul,que insisto no conozco más que por esta clarividente entrevista,pone el dedo en la misma pululante llaga.

En un mundo globalizado, Asturias viaja con pesada mochila histórica y el pecado nacional del ensimismamiento,entre cuyas gangas está esa falta de versatilidad vendedora. Los americanos se han caído del caballo que ganaba siempre y se preparan para un mundo nuevo.Innovación apreciable en su imponente voluntad a cerrar acuerdos en el Pacífico,situándose ante la inevitable próxima preponderancia china,y dando pasos en el llamado TTIP,Tratado de Libre Comercio,con la Unión Europea.Son instrumentos pactistas discutibles si se negocian mal o se produjera descontrol desregulador pero hay que prepararse a un comercio abierto, en evolución imparable desde aquella legendaria Liga hanseática del "Mare Liberum".Un viejo amigo me recordaba cómo ya de escolares nos inquietaban con que el centro dejaría de ser el Atlántico, que invariablemente se nos mostraba con esa centralidad en la imagen.

Somos una minúscula región,en un anciano país que mantiene no sin dificultad su unidad y su imprescindible adhesión europea,pero haremos poco sin el alto significado de la prédica de la joven Doña Cristina Fanjul.




Enviado desde mi iPad

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Debería haber en cada CC.AA. una personalidad como tú sacando estos asunos constantemente.G

Anónimo dijo...

Buen artículo citando a Cristina y ayudando con con el TTIP.J