miércoles, 28 de octubre de 2015

Como está de actualidad la relación con Cataluña recupero la necrológica que publiqué en La Voz de Asturias a la muerte de Reventós y que me agradecieron Maragall y Montilla,luego Presidentes de la Generalidad

JOAN REVENTOS, AMIGO DE ASTURIAS

 Su muerte ha sumido en la tristeza y en la reflexión histórica a sus amigos y a toda Cataluña. Su desaparición coincide con la de un socialista ovetense histórico: Amalio Alvarez , de Latores.

16/01/2004 06:10 / ANTONIO MASIP

Se cuenta que cuando la Brigada Político-Social detuvo a Joan, a finales de los años cincuenta, María, su madre, perteneciente a la alta burguesía catalana, se dirigió a una de las sirvientas diciendo: "Compruebe si falta algo". Uno de los agentes protestó: " Señora no somos ladrones!" Sin inmutarse María Carner de Reventós habría respondido tajante: "Se llevan ustedes lo más valioso de esta casa. Me corresponde inspeccionar si además se llevan algo de menos valor".

La muerte de Joan Reventós ha sumido en la tristeza y en la reflexión histórica a sus amigos y a toda Cataluña. Su desaparición coincide con la de un socialista ovetense histórico, muy querido, que también sufrió larga y penosa enfermedad: Amalio Alvarez, de Latores, conocido popularmente como El Raposu .

Joan era hombre culto, honesto, como le han calificado todos, entre ellos Pujol, Felipe González y el escritor Baltasar Porcel. Era precursor de un socialismo democrático, pragmático e inteligente, que aglutinó tras de sí al conjunto más granado de la clarividencia: Narcís Serra, Pascual Maragall, Montilla, Clotas, Rosa Mata, Manuela de Madre, Nadal, Solé, Siurana, Borrell, Carme Chacón, Rubert de Ventós, Ribera, Alvarez, Marina...

CON ESEactivo humano que tiene raíces profundas en Reventós no hay aventura disgregadora que temer sino la mejor vertebración social y autonómica. El desnorte sería cortar el camino con tópicos absurdos y de pandereta, seguir intoxicando a la opinión pública... Esos hombres y mujeres, algunos ya desaparecidos como Cirici y Pellicer, Cernuda, Andreu y Ernest Lluch, fueron sometidos a la prueba del algodón hace muchos años.

En la transición me confundieron dos veces con Joan Reventós por la calle, una en Madrid y otra en Pamplona. Agustín Azparren, inolvidable presidente de la Audiencia Provincial, padre del actual vocal, independiente del Consejo del Poder Judicial (la hija de Eduardo Serrano ha razonado muy emotivamente sobre las dificultades de ascenso de un juez que no pertenezca a una asociación sindical o corporativa) estaba empeñado en ese parecido del que hablo en mi libro Desde mi ventana... A quienes se dirigieron a mí por él no me bastó con aclararles su error sino que me apresuré a elogiar el honor que me hacían por las virtudes de Joan, uno de los socialistas más serios y prudentes de los que he conocido.

Bueno... la verdad es que hubo una ocasión que admití pasivamente por un instante ser él mismo. Fue en la madrugada de un día otoñal de 1985. Reventós era embajador de España en París, donde luchaba denodadamente contra la tolerancia internacional al terrorismo. Le habíamos comprometido en conseguir para Oviedo el Campeonato de Europa de Hockey, que con tanta sensatez presidió Armando Alvarez. Coincidía el debate de la Asamblea Nacional francesa sobre la entrada de España en la Unión Europea con las deliberaciones deportivas de la Federación de Patinaje.

Joan me invitó, entonces, a que, una vez adjudicada la sede a Oviedo, le acompañara en el palco del Parlamento, La oposición de Chirac, de Couve de Mourville, de casi toda la derecha francesa, --excepción hecha de Giscard y de Raymond Barre--, de los comunistas... prolongó la sesión hasta altas horas, de tal forma que los invitados salíamos frecuentemente de nuestro sitio de honor a otras instalaciones, donde el embajador proseguía sus contactos. La casualidad hizo que en el momento de proclamarse el resultado favorable a España, en un hemiciclo medio vacío donde descaradamente se había practicado lo que el engreído --y ahora además, decepcionante-- Atutxa, Presidente del Parlamento Vasco, ha magnificado sancionando a una personalidad, a la que se puede tachar de exceso de celo, pero que es un auténtico héroe: Carlos Iturgaiz, el ujier me entregó el abrigo de Joan diciéndome: "Monsieur l´ambassadeur".

ESa noche hablé largo y tendido con Joan y hace un lustro lo volví a hacer, siendo mi ilustre compañero Presidente del Parlamento Catalán, en un viaje, a su lado, de Barcelona a Bruselas. En ambas ocasiones me mostró su interés por Asturias, a la que, como le ocurre a Pascual Maragall, había recorrido en tiempos de clandestinidad, de la que tenía el mejor de los conceptos y afectos.

Joan estaba impresionado por la personalidad de Emilio Barbón, que le ha precedido levemente a la hora de la muerte, Ahí sí que había parecido en sus generosas bondades!

La muerte se lleva a personas valiosas. Hemos de comprobar, como pretendía la madre de Joan, que todo su legado sigue bien enraizado, sin que nadie se lo lleve.

DESCANSE ENpaz, el presidente de los socialistas catalanes, presidente de la Asamblea de Parlamentarios de 1977, presidente del Parlamento, que debió de ser President de la Generalitat. Descanse en paz el buen Amalio, que se ha ido a la vez.

2 comentarios:

ANTONIO MASIP dijo...

Mi opinión sobre Reventós la adelanté en parte en "Desde mi ventana";sobre las conversaciones con Tarradellas en el Reconquista,en el Ritz de Madrid y en un par de lugares más tb dí cuenta en varias publicaciones.Del trato con Maragall,compañero muy grato en el FLP y en el PSOE,y con Montilla,se hicieron eco varias crónicas periodīsticas

Anónimo dijo...

Querido Antonio
Te leí con mucho cariño y admiración, y sobre todo decirte que se te echa de menos por estos lares. I