sábado, 12 de septiembre de 2015

Acerca de Porcelanosa

Con vistas al Naranco

Porcelanosa,con o sin imperio

12.09.2015 | 05:05
Porcelanosa,con o sin imperio
Porcelanosa,con o sin imperio
Encuentro casual con un libro, "El imperio Porcelanosa". La historia humana y empresarial de la marca de cerámica que ha conquistado palacios", que me interesa extraordinaria e íntimamente. No en vano, estuve vinculado a la expansión de esa firma en Francia, Reino Unido y USA/East Coast entre 1991 y 2004, justo el periodo que ejercí de abogado desde mi salida de la Alcaldía ovetense al Europarlamento. 
Han pasados años, pero la lectura de este ameno y muy trabajado libro ha reavivado el afecto que siento por las familias fundadoras de esa empresa, Soriano y Colonques, así como por José Vicente Roca, hoy fuera de la firma, pero entonces una de sus cabezas ejecutivas, con el que tenía, como con los dueños, trato cotidiano. También afecto por los Parra, los Pesudo, Silvestre Sagarra, Ramos, Pondard y otros excelentes trabajadores, en cierto modo antiguos compañeros que aparecen en el libro. La admiración manifiesta del autor, Carlos Álvarez C. Rodríguez, por Porcelanosa no impide total independencia de criterio que le lleva a no ocultar datos que jamás corresponderían a una simple hagiografía.
Porcelanosa es una empresa que bien merece sean estudiados manuales detallistas de su creación, historia y desarrollo, como el de Carlos Álvarez, por cierto, curiosamente periodista ovetense al que yo no conocía. 
Mucho de lo que se cuenta ya me era sabido, y en parte es de conocimiento público generalizado, pero la profusión de datos y la humanización en la que se profundiza me llaman muy gratamente la atención. Antes de trabajar para la empresa de Villarreal, el inolvidable artista mierense Chus Quirós me había hablado delicias de la leyenda de los Soriano/Colonques, cómo provenían de la plantación y exportación de naranjas, su apuesta por la "cerámica blanca" contra la opinión de que en España sólo cabía la tradicional roja. Otro buen asturiano, que tanto echa de menos la región, Luis Martínez Noval, alababa también la capacidad de Porcelanosa/Venís para abrir mercados en el extranjero. 
En cualquier caso, la lectura del libro me reafirma la admiración por el trabajo bien hecho de estos castellonenses ejemplares, cuya trayectoria industrial en ocasiones se difumina tras sus éxitos publicitarios y comerciales, y no digamos por sus vinculaciones en la prensa del corazón o de esos palacios, que la propia edición menciona ya en el subtítulo.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Conozco algo la trayectoria de las dos familias que iniciaron la empresa y la que posteriormente se hizo cargo ella. Estoy de acuerdo contigo. Nada que ver con esos empresarios, que por desgracia abundan en España, que no son mas que especuladores y cazasubvenciones.
Un abrazo
Pepe A.

Anónimo dijo...

Querido Antonio, muchas gracias por hacerme partícipe de tu comentario sobre el libro "el imperio Porcelanosa". Me ha traío gratos pero nostálgicos recuerdos de esa época en la que tuve la suerte de coincidir contigo en mi actividad de expansión para Leroy Merlin.
Un fuerte abrazo.V

Anónimo dijo...

Je t'en remercie
Bien affectueusement
Jean Pierre

Anónimo dijo...

Hola Antonio.

Espero que estés bien. El otro día estabas en la terraza atendiendo a lo tuyos y no me parecía apropiado interrumpiros.

Leí tu artículo sobre Porcelanosa. Muy interesante. Obviamente por motivos de secreto profesional y discreción no pudiste contar tus peripecias y esfuerzos para abrir mercado exitosamente en Francia.

Viendo en la tele el otro día la inauguración de la sucursal en N.York, me recordé de lo infructuoso, pese a tu tesón y el de J. Vicente (no sabía que ya no trabajaba para la firma ¿Qué es de él?) junto con Mr. Kavannagh en abrir mercado allí.

Veo que han recuperado para las inauguraciones a la "Mantis religiosa" , ahora junto con su flamante (y un tanto gastado) Premio Nobel (para lo que ha quedado...). El que me pareció ver, o al menos se le parecía, era al incombustible Pere (ex-Pedro) Pesudo.

Saludos.

Á