viernes, 14 de agosto de 2015

Taramundi/Memoria histórica/Darío Rivas/querella argentina

el pasado 11 de Agosto,martes,asistí en la Casa de la Cultura deTaramundi a un emotivo y significado acto de la Asociación de la. Memoria Histórica en la que intervino Don Darío Rivas,promotor de lo que se viene conociendo como "querella argentina".Al admirableDon Daríale publicaríaLaNueva España una entrevista:

"España está enterrando el recuerdo de la desgracia que vivió en el franquismo"

"No se cuenta bien la historia a las nuevas generaciones; la humanidad se está embobando con la comodidad y las ambiciones"

13.08.2015 | 05:10
Darío Rivas, el martes, en Taramundi.
Darío Rivas, el martes, en Taramundi. 
Con 9 años Darío Rivas emigró a Argentina desde su Galicia natal en busca de un futuro mejor. Con 17 años, y desde el otro lado del Atlántico, se enteró de que su padre había sido fusilado en España y cuando pudo inició una batalla para recuperar su memoria y sus restos. En 2005 logró exhumar su cuerpo, enterrado en Portomarín, y cinco años después presentó en Buenos Aires junto a Inés García, familiar de otra víctima, una demanda contra la dictadura franquista por los crímenes de lesa humanidad cometidos. Rivas tiene ahora 95 años y confía en que la conocida como querella argentina, a la que se han unido en estos años miles de personas, sirva para hacer justicia. Aunque reside en Argentina viaja con mucha frecuencia a España; de hecho, esta semana ha estado en Taramundi y la próxima acudirá al concejo de San Tirso de Abres para participar en una mesa redonda sobre memoria histórica. Toma parte en estos actos para contar su historia y no se cansa de reclamar la exhumación de los restos mortales de los que califica como "héroes de la guerra incivil". 
-¿Qué le lleva, a sus 95 años, a venir desde Argentina a contar su historia y su lucha a un pequeño pueblo del occidente de Asturias?
-Es parte del drama de España y también del drama de mi vida porque los falangistas secuestraron y asesinaron a mi padre, Severino Rivas. A parte de asesinos, eran brutos y cuando lo secuestran en el café España de Lugo lo llevaron a la cárcel y lo entregaron a los militares con una nota en la que pedían que fuera procesado por traición a la patria y por portar armas. Indudablemente las armas las portaban ellos, los traidores a la legalidad eran ellos, pero así iba la historia. Los militares hicieron el expediente y también pidieron que se procesara por traición y portación de armas. Toda esa documentación secreta del Gobierno la fui consiguiendo y acumulando para enjuiciar al Gobierno. Yo tenía todas las pruebas de la brutalidad por escrito. Lo de mi padre fue un crimen de lesa humanidad. Toda esa documentación nos permitió llegar a la justicia internacional porque fue un crimen brutal que sigue impune todavía.
-¿Por qué cree que en España no ha prosperado la investigación de los crímenes franquistas?
-Porque España se está rigiendo aún por la ley de Franco, no cambió. Franco nos puso el Gobierno y nos puso la ley y sigue viviendo en España. Lo suyo era la defensa de la religión, del capital y de las fuerzas armadas y eso sigue en el poder. Ahora estoy preparando todo para ir contra el Valle de los Caídos, porque no puede existir ese monumento faraónico. La ley prohíbe que se haga ostentación de la Guerra Civil y que haya muertos, asesinados por el franquismo, que fueron llevados a la fuerza a las tumbas del Valle de los Caídos acompañando al criminal.
-¿Qué significa para usted el Valle de los Caídos?
-El premio al crimen. Al Caudillo lo premiaron con semejante monumento que, en vez de ser la vergüenza de España, para el que no conoce la historia, considera que es un monumento simbólico de algo importante.
-¿Se cuenta bien la historia a las nuevas generaciones?
-No, porque la humanidad se está embobando con las comodidades y las ambiciones. El mismo pueblo español quiere más al coche que al abuelo. Antes iban a la aldea los domingos a comer con papá y mamá y ahora sacan el coche a pasear por la carretera. La civilización no avanza.
-¿Qué deberíamos hacer para curar las heridas de la Guerra Civil y la dictadura?
-Yo estoy dedicado a esto sin ninguna retribución, que no la acepto bajo ningún punto de vista. Lo hago porque soy un ser humano que sufrió las consecuencias de la injusticia. A mí nadie me pagó la muerte de mi padre y resulta que viví sin papá porque lo asesinaron de cinco tiros. Es una brutalidad. 
-¿Cómo marcha la querella argentina?
-Va bien, más no puede hacer, pero va bien. Ya se pudo detener a gente.
-¿Qué espera de este proceso judicial?
-Que nos manden a los procesados a Argentina para ser juzgados. Ya no pueden salir de España porque los detiene la Policía internacional. Aquí se han cometido crímenes terribles. 
-¿Cómo español se avergüenza de que la causa por los crímenes se abra fuera de su país?
-España no puede hacer nada porque no existe como justicia, lo único que podemos hacer es tratar de que la gente reciba los huesos de sus seres queridos y que los reciba como héroes no como víctimas. Son héroes de la guerra incivil, como dijo don Miguel de Unamuno. Fue un drama del pueblo español. 
-¿Qué opina de que la Audiencia Nacional considerase al juez Baltasar Garzón incompetente para investigar lo sucedido en el franquismo?
-Yo soy amigo de Garzón, me llama cuando él habla en Buenos Aires para que le acompañe. Le hicieron lo que tenían que hacerle, echarle para que no descubra lo que los políticos están robando, no fue por los derechos humanos ni nada de eso. Baltasar Garzón molestaba porque estaba descubriendo otras cosas como el "caso Gürtel". 
-¿Cree que llegarán a exhumarse todas las fosas?
-Sí, pero va a demorarse. Hay fosas con 2.000 personas sin moverse.
-¿Qué sentimientos le produce todo esta situación hacia España?
-Creo que España está enterrando el recuerdo de la desgracia que tuvo. Los políticos se ocupan de su propio negocio, no del pueblo. En su momento tenían que haber cambiado la Constitución, pero no lo hicieron por conveniencias políticas. 
-¿Qué le diría a la gente que no se atreve aún a hablar de lo vivido durante aquellos años por miedo?
-No tienen miedo a hablar tienen conveniencia psicológica. Yo no hablo porque el vecino de al lado es franquista, así que para qué voy a quedar mal, mejor no digo nada. A la gente le interesa su situación política y económica y sus relaciones públicas y piensan que a los que murieron que Dios los ayude. La humanidad está en decadencia, se están matando en todas partes y el mundo sigue comprando armas.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muchas gracias Antonio.Gracias por compartir la jornada del martes con nosotros y una intervención extraordinaria! Te envio alguna foto de la jornada!
Gracias!.T