viernes, 28 de agosto de 2015

Mi copropiedad de la madrileña Plaza de España



Mucho se está debatiendo sobre un edificio emblemático de Madrid,El Plaza,que un magnate chino, Jianlin Wang, quiere derribar.

Bien recuerdo que,en los primeros cincuenta,un querido familiar,empeñado en orientar mi vida hacia los negocios, quiso animarme prematuramente con unas pocas acciones de la inmobiliaria de"los edificios Plaza y Torre de Madrid" que en aquellas calendas eran construcciones llamativas.Como quiera que me picó el gusanillo tentador,sin saber todavía qué era un proindiviso, ni de hasta donde alcanzaba el concepto de mi propiedad, hubo quien me dividió, en cuenta mental rápida,el capital por precio y metros supuestos para concluir no sé si en serio o guasa:"¡eres dueño de un par de tejas!".

Semejante absurdo ejercicio  se posó en la imaginación pues cada vez que entraba en Madrid por la Calle Princesa hacia Gran Vía, miraba hacia donde estarían "mis altísimos par de ladrillos".Incluso,habiendo pernoctado en los apartamentos de la Torrecita y otra vez en el Hotel Plaza, se me pasó por el magïn que era un copropietario en su condominio.En particular,una de esas noches, me la pasé junto al expediente del edificio ovetense del Deán Payarinos que debía presentar a la mañana siguiente en una dependencia administrativa ministerial de la misma plaza.Buscaba de aquella financiar la rehabilitación en Conservatorio de Música, salvado in extremis de la piqueta incivil. Yo ya ocupaba por entonces cargo público,no había concurrido a las emisiones de aumento de capital por lo que las dos tejas virtuales no serían tales, pero no quita que sigan escondidas en mi memoria como el sueño que recuerdas en el despertar.Lamentaría mucho,en cualquier caso,que el tal Wang las tirase abajo,ya no por mí,sino porque esos edificios me siguen gustando mucho, ex alcalde que seré siempre de otra ciudad maravillosa,por no decir exconsejero de Cultura, de la región europea más digna de blasonar de tal.

No hay comentarios: