viernes, 28 de agosto de 2015

"La Europa que no quiero"del concejal Diego Valiño en Asturias24

Desde siempre me he considerado europeísta. Creo en la Europa de los pueblos, aquella que apuesta y promueve el estado del bienestar, que es solidaria con los más desfavorecidos y que ama la diversidad cultural. Sin embargo, los europeos llevamos años sufriendo una ola conservadora que amenaza seriamente el proyecto iniciado tras la II Guerra Mundial. Lejos de crear una verdadera unión política, cada país miembro está llevando a cabo sus propias decisiones sin que exista una hoja de ruta común.
Las imágenes que nos llegan de la frontera entre Grecia y Macedonia son dantescas, al igual que las historias que ya conocemos de aquellos subsaharianos que quieren entrar en España por Ceuta y Melilla. Podemos seguir mirando para otro lado, pero deberíamos tener muy presente que esas personas huyen del hambre, de la miseria, de la guerra y de la falta de oportunidades para sacar su vida adelante. ¿Hasta cuándo vamos a estar sin tomar medidas?
El problema de la UE está también en la falta de solidaridad entre los propios europeos (Grecia es el ejemplo más claro. Creo que efectivamente la unión de los estados ha servido para poner fin a las guerras en nuestro territorio. Por fin los europeos nos podemos sentar en diferentes instituciones a hablar y a debatir sobre lo que pensamos de la vida. Por supuesto que hay cosas que criticar: ¿para qué sirve el Parlamento Europeo? ¿Qué fue de la Constitución Europea? ¿Por qué quienes pinchan y cortan el bacalao son los países más fuertes? ¿Por qué estos no tienen una visión europea y dejan de mirar solamente por sus intereses nacionales? Si siguen sin involucrarse todos los países por igual, al final la UE pasará a ser un sueño no cumplido, y yo al menos eso no lo quiero. Ojalá esta circunstancia cambie según vayan llegando gobiernos más comprometidos con lo social y lo colectivo, pero hasta que eso no se produzca seguiremos viendo esas  lamentables imágenes que a todos nos horrorizan. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias por la difusión, compañero... ;-)