lunes, 3 de agosto de 2015

Carta en La Nueva sobre Felix Cueto

La Nueva España » Cartas de los lectores » Félix Cueto, pionero del surf

Félix Cueto, pionero del surf

2 de Agosto del 2015 - Antonio Masip (Oviedo)
Una última página de LA NUEVA ESPAÑA resaltaba el carácter pionero de Félix Cueto en la fabricación casera de una plancha de surf que él mismo probaría en el arenal de Salinas. "El País Semanal" insistiría luego en la información proporcionada por Tolín, la encantadora hermana de Félix, que, como azafata de vuelo, conocía Australia. A mi vez, por Maricarmen, mi hermana, caigo también en que Félix, "Felinos", por su tío el cordial Serrano Solares, esquiaba en los prados sin nieve de Oviedo. ¿Era en la trasera de los impares de la calle Campomanes?
Un tipo.
En el último curso de Bachillerato de los Dominicos me correspondió sentarme entre Félix y su hermano Pedro Manuel. Eran muy distintos, pero ambos, amigos míos de mucho antes: la antigua piscina de su pariente Pedro Miñor. Félix fue el primero en tirarse del trampolín sin flotador, pese a que su cuerpo temblaba enseguida de frío, castañeteando los dientes y enrojecidos sus ojos verdes, que no pasaban desapercibidos a las chicas de la pandilla. Dibujaba muy bien y creo que pensó en hacerse arquitecto.
Un auténtico contraste: de un lado, su carácter introvertido; de otro, el arrojo frente al mar y la piscina. Llego ahora a la conclusión de que ya entonces sufría mucho, en una sociedad que no podía entenderle, y buscó profesionalizarse en la soledad marina.
La última vez que hablamos vino a verme a Figueras, pues mi hija presentaba una conferencia de la Sociedad Astur-Galaica de Amigos del País que le interesaba mucho. Mucho también me ha prestado este modesto reconocimiento como pionero del surf y otras muchas habilidades y audacias, a la vez que siento su trágica desaparición.
Me cabe, no obstante, una duda, pues recuerdo a un par de australianos que se cayeron por Salinas y nos hicieron enmudecer con el surf. Fue que, siendo buenos deportistas, participaron en un concurso de natación del Club Náutico, ocupando, no obstante, los últimos lugares en la meta.
Ese Náutico está de centenario. Sus instalaciones fueron ensalzadas, mucho antes de su proverbial ñoñería societaria, que exigía nocturna corbata sabatina y expulsó en plena actuación al conjunto "Desde Santurce a Bilbao Blues Band", de Moncho Alpuente, por José Francés, amigo de María Zambrano, en "Madre Asturias", su magnífico libro, hoy difícil de encontrar.
Me alegro de que la memoria de Félix, por cierto, hijo de otro asturiano singular, Manuel Cueto Guisasola, extraordinario humanista, se ensalce en LA NUEVA ESPAÑA y "El País".

No hay comentarios: