viernes, 3 de julio de 2015

JAUREGUI

Jauregui:"desde el país de nunca jamás" al sereno "seremos".

Eran los "años de plomo"que no deberíamos nunca olvidar.

Eloina y yo habíamos participado en una manifestación por el casco antiguo de San Sebastián contra el secuestro de un ingeniero. Con nosotros iban nuestros hijos con sendos lazos azules prendidos de sus veraniegas prendas.Luego,los chavales que no se habían querido desprender del símbolo exigente de Paz y Libertad, se toparon con otro grupo de supuestos familiares de presos etarras que les dirigieron miradas amenazantes,sostenidas estoicamente.Bien sabíamos que,entre aquellas gentes malencaradas, podían estar los próximos al asesinato de mi admirado Enrique Casas.Luego tuvimos ocasión de saludar al ovetense Enrique Nieto, a Gregorio Ordóñez y a Fernando Múgica,poco antes de que les acribillaran.De regreso a Oviedo,uno de mis hijos me pidió le ayudara a desplegar un cartel de Eduardo Chillida que le había regalado un tal Ramón Jáuregui,del que apenas había oído antes.Me emocioné y en la pared del joven estudiante siguió pegado hasta su emancipación.

Ramon es un lujo socialista,un emblema de la esperanza de aquellos tiempos y lo sigue siendo ahora con la democracia asentada en todo España y ya significativamente en el País Vasco.

Cuando Ramón peregrinaba por la piel de toro pregonando una nueva política, traducida ahora en el libro "El país que seremos", (Ediciones Turpial.Prólogo de Joaquín Almunia) me presentó en el Auditorio ovetense como el Alcalde sobrio que sin duda fui, pero me ruboricé pensando para mis adentros de que mis méritos de ser tales no podían compararse con quien asumió la presidencia del Ayuntamiento donostiarra en la heroica gestora de circunstancias de ¡1977!

Un tipo, cuya calma y clarividencia te une como nadie a las raíces históricas del socialismo democrático.

Todo lo que está sucediendo es muy complejo pero Ramón es de los dotados de una brújula que no fallará,incluso con el cierto desenfoque de tantos.

Mis hijos salían apenas del polisémico "país de nunca jamás" de Peter Pan,el personaje ficticio de James Matthew Barrie,mientras su padre sigue en "el país que seremos",versión realista,práctica,sugerente y pragmática de Ramon Jáuregui.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

La Sabatina dedicada a Jáuregui es PRECIOSA; pero viene como anillo al dedo en estos momentos que tantas medallas ALGUNOS se quieren colgar.
Yo también creo en este país real y de futuro.
M

Anónimo dijo...

Muy bonito y realista.N.

Anónimo dijo...

Yo nunca los olvidaré Antonio, pasarán varias generaciones para poder olvidar a ETA. Supongo que el Ingeniero era José Maria Ryan de Iberdrola a quien mataron de dos tiros en la cabeza y lo dejaron en un bosque. José Luis de la Gándara dijo hace unas semanas en el programa de Carlos Francino lo siguiente "Aquel a quien le hacen daño es posible que con el tiempo llegue a olvidar, pero el causante del daño no lo olvidará nunca porque siempre lo llevará en su inconsciente y le vendrá siempre a su mente temiendo que le desenmascaren"C.

Anónimo dijo...

RAMON ES UN GRAN COMPAÑERO,GRAN AMIGO,GRAN SOCIALISTA ,SERVIDOR PÚBLICO DONDE LOS HAYA,MAGNÍFICO

POLÍTICO Y PERSONA INIGUALABLE Y DESAPROVECHADA EN LA VIDA PÚBLICA.

UN ABRAZO MUY FUERTE

GERARDO

Anónimo dijo...

Un gran político, de los que escasean hoy en día, ese perfil que tanto añoro y que me motiva a intentar devolver la ilusión a la gente.... Porque la política digan lo que digan, es un noble arte, que debería ejercerse como tal y no este circo que presenciamos desde hace unos años ...
C

Anónimo dijo...

Precisamente ayer recordé con unos amigos el asesinato de Miguel Ángel Blanco , de lo que sentimos con aquella cuenta atrás , con el más sucio de los chantajes , con lo horrible del género humano. Ahora que debemos felicitarnos todos por este momento dulce de paz en España sin Eta ,claro que no debemos olvidar.
Ahora contemplamos horrorizados los asesinatos del terrorismo islamista, el terror nunca termina , demasiados intereses o simplemente nuestra condición humana.
Un abrazo.E

Anónimo dijo...

Querido Antonio.
Debo reconocerte como el más y mejor intelectual de nuestros alcaldes (ovetenses o gijoneses) del medio siglo al que extiendo mi averiguación)
Un abrazo y cordial recuerdo a Eloina.
M

Anónimo dijo...

Querido, muy, don Antón Masip: Aunque desde el "quinto menguante" sigo en prensa y e mail con atención las happy weekuend. Lo de sabatina me suena a celrical truco piadoso para "sacar ánima".
Pero, bromas polisémicas a parte, agradezco criterios y detalles sobre vida social y política de un experto y curtido analizador los enmarque en el devenir de un pais que "queremos ser" ¿Possumus? Hace meses tengo en la mesilla de noche el libro intrigante de un amigo que busca salidas. Las aguas contaminadas, como las de la Ría, buscan frescura en ultramar, en "la periferia", dice Francisco. ¿Podemos?L

Anónimo dijo...

El poster sigue puesto, ahora en nuestra casa. Lo ven tus nietos en el pasillo. El lema es Paz ahora y para siempre, Pakea orain eta betirarte en euskera.M