domingo, 21 de junio de 2015

WENCESLAO

Wenceslao

Mi admirado Enrique Barón,que debía ser ahora el líder de los socialdemócratas europeos,me interroga sobre el extraño arraigo del nombre de Wenceslao, que solo encuentra en Asturias.

-El escritor Fernandez Flórez,le digo, no obstante,era gallego de Coruña.Y no olvidemos al San Wenceslao de Praga.

En cualquier caso,la repercusión del nombre de nuestro Alcalde es ahora grande,y debería serlo mucho más en el próximo futuro.

Yo tengo una larga confrontación con él,que abarca toda su vida política, que no la mía que ya era intensa antes de acceder al PSOE en 1980.

En una entrevista durante la última campaña para el periodista Justo Braga,nuestro actual Alcalde cifraba nuestra ancestrales diferencias,simplista y supuestamente,entre los charcos de Guillén Lafuerza y la moqueta (que por cierto no había) de mi infancia en la ópera del Campoamor.

Sea lo que sea el remoto pasado mi satisfacción es muy grande con que Wenceslao sea Alcalde, a la vez que aprecio las gigantes dificultades con que se va a topar en el pedregoso camino.

A Indalecio Prieto, personaje en el que tanto me suelo fijar,le interrogó en el agosto de 1936 un periodista extranjero sobre su hipotética ambición a ser primer ministro, sorprendiendo al interlocutor, sabedor de su antitética posición histórica, que el Presidente de la República debería designar a Francisco Largo Caballero.Eran "alturas de mira"de las que mucho se habla y poco se practican.Esas "miras"de alto vuelo las tuvieron Ana Taboada y sus próximos el pasado sábado 13, tras zanjarse la errática posición de sus colegas de Podemos Xixón.

Wenceslao probablemente no se esperase su elección,afectado como estaba por una amenaza orgánica.Dio pruebas,sin embargo,en muy poco tiempo,de reponerse,haciendo honor a lo que luego con pleno acierto definiría Mari Luz Pontón,"Alcalde por sorpresa,pero no por casualidad"

Y es que su andadura política, centrándose siempre en el municipalismo ovetense democrático, es encomiable e,incluso,con un punto de heroicidad que bien merece este reconocimiento.

Todo lo cuál no puede hacer olvidar ni tan siquiera minimizar los problemas de gobernanza que tiene la ciudad, ante los que un veterano experto,como el antiguo líder de CC.OO Emilio Huerta,con serena sapiencia sostiene la necesidad de evitar un fracaso "del tripartito"(denominación que poco me gusta)pues estaríamos abocados a "cuarenta años de la derecha".

Wenceslao tiene,por otra parte,una oportunidad de unificar esta ciudad, recuperar la seriedad pisoteada y encarar la contribución debida a la estabilidad de España y el progreso astur.

No sé si es nombre común al santoral, pero que abre esperanzas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísima reflexión.I

Anónimo dijo...

Querido Antonio
Para no terminar siendo un cero a la izquierda ( sic) habiendo sacado la ridícula fuerza de 5 concejales, tercero en la carrera electoral ovetense, Wenceslao necesitaría llamarse Pantaleon, que me parece santo más milagrero.
Además el puesto era tuyo y te lo quitaron por la intervención del aparato prodigioso de la amso.
O sea, no nos vendas Wenceslao como futuro porque sabes que se lo comerán vivo en menos de un año.
S

Anónimo dijo...

Está bien.No recordaba la simpleza de la moqueta que supongo le habrán sacado de contexto

Anónimo dijo...

No creo que Wenceslao sea más abundante aquí que en otras partes. Pienso especialmente en la tierra castellana, o al menos la palentina, en la que era costumbre poner el nombre del santo del día, además de los que la familia escogiese. Conozco algunos casos y, entre ellos el del padre Peláez de los jesuitas del Colegio de Gijón en la dilatada postguerra.
Respecto al alcalde de mi segunda ciudad, creo que ese proceso integrador es imprescindible, pero además del alcance social y político, creo que la adecuada utilización del espacio de la Fábrica de Armas, podrá hacer mucho por la ampliación ordenada de la ciudad hacia su vega histórica, acercando además barrios separados entre si y del centro urbano. El boulevard es importante, pero igualmente lo es la entrada y salida desde el centro. Tal vez habría que considerar una combinación de la circulación limitada en superficie con la rápida subterránea que podría construirse a cielo abierto. Igualmente debería considerarse devolver a Santullano su entorno de prados, para lo cual el boulevard tendría que desviarse en ese punto en terrenos de la Fábrica. El conjunto del espacio de ésta, aunque quizá sea utópico podría permitir un parque similar al Campo y con un origen también eclesiástico. algunas veces he pensado que incluso la forma es similar.
M

Anónimo dijo...

he leido "Wenceslao"con devoción,el respeto y la hidalguía con que tratas a nuestro actual alcalde. La guerra va a ser muy dura y hay frentes muy importantes que proteger.
Saludos,
M

Anónimo dijo...

ESPEREMOS QUE ASÍ SEA

ABRAZOS
G

Anónimo dijo...


Interesante reflexión y aguda advertencia que espero valoren los firmantes de pacto por el bien de la ciudad.
Todos debemos contribuir en nuestra medida a consolidar el cambio emprendido el pasado 24 M..L

Anónimo dijo...

Wenceslao Fernández Flores contaba en una de sus Crónicas de viaje que había viajado expresamente a Praga por el placer de ir a un país donde su nombre era corriente, aunque cuando la visitas te enteras de que el verdadero nombre checo es "Vaclav", lo que suena muy diferente.
En todo caso, deseo a los carballones buena suerte con nuestro Wenceslao.
Con todo afecto,
M. M.