martes, 9 de junio de 2015

Calatrava en Nueva York

VALENCIA. Ni en la peor de sus pesadillas Santiago Calatrava podría haberse imaginado peor final para su experiencia neoyorquina. Su estación de trenes para la zona Cero de Nueva York se ha convertido en uno de los mayores "fiascos" de su carrera, así lo califica la prensa local, y está a punto de laminar por completo su prestigio. Desde que en 2009 el New York Times abriera la veda contra él, las críticas se han ido sucediendo de manera periódica en la prensa neoyorquina y se han vuelto especialmente ácidas en los últimos meses, conforme se va acercando el final de las obras para la zona cero. Básicamente porque se van terminado casi todos los edificios menos el suyo.
Sus detractores no tienen color ideológico. Las críticas que iniciaron los medios más progresistas como el New York Times han llegado esta vez de medios conservadores y han sido unánimes. El más vitriólico ha sido sin duda el crítico del New York Post Steve Cuozzo quien, en un demoledor artículo en el que admite haber defendido el proyecto, bautiza ahora al edificio como elCalatrasaurio y compara sus alas con dientes recortados por un dentista sádico o una espina de pescado gigante. "El Hub (intercambiador) agota la capacidad de crear chistes baratos", dice el crítico de arquitectura.
Cuozzo, que tilda al edificio de "vergonzoso despilfarro" y "horrible pérdida de dinero público" critica los cambios en el proyecto que han hecho que desapareciera la supuesta liviandad del original. "¿Qué pasó con el pájaro en vuelo que nos prometieron?", se pregunta.
El especialista, quien reconoce que se dejó engañar por el diseño y lo alabó, califica ahora al proyecto de "fiasco" y vaticina que al final se verá como "una monstruosidad autoindulgente completamente desproporcionada con su entorno y al 100% al margen de los fines conmemorativos y comerciales del World Trade Center". Para Cuozzo la estación es ahora poco menos que un "estegosaurio", "estéril e intimidante", y advierte que el suelo de paneles de mármol con forma de paralelogramo costará "una fortuna de mantener".
"VERGÜENZA PARA LAS OBRAS PÚBLICAS"
Las críticas del New York Post vertidas este verano han continuado recientemente con un artículo en el diario conservador Wall Street Journal, donde el periodista Elliot Brown publicó a principios del mes pasado un extenso reportaje en el que explicaba los retrasos y sobrecostes que se han producido en la obra, que ha pasado de un presupuesto de cerca de 2.000 millones de dólares a más de 4.000.
Si bien repartía las culpas de este desmesurado incremento, del 100%, señalaba como primer responsable al de Benimàmet. Según el diario estadounidense, el sobrecoste lo habían atribuido "muchos funcionarios al diseño complejo y ornamentado del arquitecto español Santiago Calatrava". "Sus planos resultaron mucho más difíciles de construir de lo anticipado", le indicaron fuentes de la FOTO: EFE.FOTO: AP.Autoridad Portuaria, "y requirieron, por ejemplo, la fabricación de enormes arcadas de acero en el exterior". Asimismo, se deja entrever que, tal y como vaticina Cuozzo, "el mantenimiento diario de la estructura será costoso".

No hay comentarios: