domingo, 10 de mayo de 2015

Dïa de Europa El Comercio

Vicente Álvarez Areces, Laura González, Antonio Masip, Salvador Garriga, Rafael Felgueroso y Francisco Sosa Wagner. Vicente Álvarez Areces, Laura González, Antonio Masip, Salvador Garriga, Rafael Felgueroso y Francisco Sosa Wagner. / J. PETEIRO Salvador Garriga, Antonio Masip, Sosa Wagner y Laura González, ex diputados europeos, resaltan la importancia de pertenecer a Europa ALICIA G.-OVIES 2 España sería muy diferente si no perteneciese a la Unión Europea. Dejando de lado la principal diferencia, la de la moneda, las políticas económicas y sociales también se verían afectadas. Al igual que muchas de las ayudas que recibe ahora mismo nuestro país. «Somos un apéndice de Europa», afirmó ayer Antonio Masip, exdiputado del Parlamento Europeo por el PSOE, durante un coloquio en la celebración del Día de Europa en el Antiguo Instituto. Nuestro país es, por tanto, una pieza de un conjunto más grande. «Nosotros no defendemos sólo a nuestro país. Esa es la grandeza de Europa», sentenció Francisco Sosa Wagner, exdiputado por UPyD. A pesar de que los parlamentarios representan a todos los miembros de la Unión Europea son los problemas locales los que acaban afectando al ciudadano. «Hay que tener una idea de ellos porque, aunque sean pequeños para Europa, son muy grandes para esta localidad», afirmó Masip. Algo que se vio hace poco con los problemas de Tenneco y en otros temas, como el carbón, en los que los representantes asturianos supieron ponerse de acuerdo. «La política es la continuidad dentro de la diversidad», dijo el exalcalde ovetense. El primer europeísta Una relación recíproca entre el continente y el Principado que se ha visto reflejada en múltiples proyectos: el puerto deportivo gijonés, el campus tecnológico de Viesques o el hospital asturiano. «Hemos escrito muchos capítulos de la historia de lo que hoy llamamos europeísmo», afirmó Leticia Álvarez, periodista de EL COMERCIO, encargada de la presentación del acto. «Fue Jovellanos el pionero, gracias a sus ideas, de comenzar ese camino al querer que los estudiantes fueran a estudiar a países como Reino Unido. Se le podría considerar por tanto el primer gijonés europeísta», ilustró. Una labor que pretende continuar el Movimiento Europeo Asturiano, que nace con la intención de «europeizar Asturias, pero también con la ambición de asturianizar Europa». Marisa Morán, artífice de la ceremonia y una de las precursoras del movimiento, recordó a través de un manifiesto que «los problemas no son griegos, españoles alemanes o franceses, y que solo una salida en común puede dar la solución para el momento presente y para las generaciones futuras». Fueron los jóvenes del colegio Corazón de María los que preguntaron a los exparlamentarios por la representación que Asturias ha tenido a lo largo de los años en Europa. «Siempre ha estado muy bien representada. Ha tenido voz propia», afirmó Salvador Garrida, exdiputado por el PP. No ceder al referéndum inglés A la pregunta de Morán sobre la intención de David Cameron de llevar a cabo un referéndum en 2017 para decidir la continuidad de Reino Unido en la UE, Garriga sostuvo que el Gobierno europeo no debe ceder a su realización. Por su parte, Francisco Sosa considera que debería realizarse, pues con tono irónico dijo que «no nos caerá esa breva». A Laura González, exparlamentaria por IU, lo que más le llamó la atención fue su afirmación de querer salir de la ONU. También confesó que es «muy crítica con la actual deriva que está llevando Europa». Aunque al igual que sus compañeros está de acuerdo en la importancia de que España continúe dentro del entorno europeo. «Europa es un proyecto político global. La necesitamos», afirmó Vicente Álvarez Areces, quien fuera alcalde de Gijón y presidente del Principado.

No hay comentarios: