viernes, 29 de mayo de 2015

Chipre lucha por su reunificación y soberanía

Chipre lleva una lucha constante por su reunificación y soberanía,que me interesó mucho en mis mandatos como eurodiputado.Incluso me trasladé a Nicosia y ví el muro,intolerable y lacerante para cualquier europeo.Mi tristeza y mi solidaridad fueron semejantes a las que también sentí al recorrer el Muro de Berlín,el de Palestina y el de Gibraltar,que tanto nos afecta a los españoles.Reproduzco la información que hoy ofrece El País Tras sobrevivir al rescate europeo de 2013, Chipre se dispone a acabar con el mayor estigma que soporta la isla: albergar el último muro de división en Europa. El presidente grecochipriota, Nikos Anastasiadis, inició este jueves formalmente las negociaciones con el líder de la comunidad turcochipriota, Mustafá Akinci, para tratar de reunificar el país, dividido desde 1974. La iniciativa, truncada en ocasiones anteriores, arranca ahora con un acuerdo para abrir dos nuevos puntos de conexión entre ambos territorios e integrar las redes eléctrica y de telecomunicaciones. Un ramillete de barras metálicas y unas discretas casetas de policía alertan, en pleno centro histórico de Nicosia, de que esta es la última capital dividida de Europa. Al otro lado del control se extiende la llamada República Turca de Chipre del Norte, ocupada en 1974 por Turquía —y reconocida solo por Ankara— tras el golpe de Estado que dio Grecia en la isla. Con la llegada al poder del moderado líder turco Mustafá Akinci, el Gobierno grecochipriota pretende dejar atrás esa era. MÁS INFORMACIÓN Los dos líderes chipriotas dan un nuevo impulso a la negociación La última ciudad fantasma de Europa Erdogan llama al orden al nuevo presidente de los turcochipriotas “Hay que encontrar cuanto antes una solución que asegure que este Estado cumplirá con los atributos europeos del resto de la UE”, aseguró Anastasiadis tras el encuentro con el dirigente turcochipriota. Las conversaciones se producen con la mediación de la ONU, que mantiene desplegados cascos azules en la zona tampón entre ambos territorios. Fue el enviado especial de Naciones Unidas para Chipre, Espen Barth Eide, el encargado de comunicar los avances tras más de cuatro horas de diálogo. Ambos líderes se comprometen a abrir otras dos zonas de paso —ya existen siete— entre las dos comunidades, a mejorar las conexiones de redes y a aclarar el destino de los cerca de 2.000 desaparecidos que registró la isla durante las revueltas de los sesenta y setenta (especialmente tras la invasión por parte de Turquía). Al igual que en procesos anteriores, la cuestión más delicada será qué hacer con las tierras que unos 200.000 grecochipriotas abandonaron tras la ocupación turca y que ahora están en manos de turcochipriotas. Fuentes gubernamentales subrayan que el escenario idóneo sería la devolución de las propiedades, pero es muy improbable que los actuales habitantes renuncien a las que han sido sus casas durante 40 años. Más allá de la presión europea para cerrar esta herida histórica, las fuentes consultadas admiten que la decisión dependerá en última instancia de si el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cede el control sobre el norte de la isla. “Hay un dividendo de la reunificación que debería ser explotado”, asegura el ministro de Finanzas de Chipre, Harris Georgiades, en un encuentro organizado por el Gobierno chipriota, al que ha sido invitado EL PAÍS. El ministro alude a las recientes reservas de gas descubiertas en el país mediterráneo, que podrían ser exportadas hacia Europa a través de Turquía si se produjese la reconciliación. “Akinci está a favor de la solución; esta vez la atmósfera es diferente”, confía el vicepresidente de la Cámara de Comercio chipriota, Andreas Matsis.

1 comentario:

Anónimo dijo...

bien Antonio. gracias por ilustrarnos. saludos F