viernes, 1 de mayo de 2015

CELINE,siempre

Celine,siempre Un librero madrileño que pía en la red su confusión nominal con el Presidente de la Autonomía Astur y,a la vez, con el campeón mundial de patinaje, como a mi me pasa habitualmente con un jugador estelar de balonmano, me obsequia con un libro raro, de 1934,"Crítica varia",de José María Semprún Gurrea, padre de Jorge Semprún. El trabajo con el que llama poderosamente mi atención,"Céline y su viaje en la noche",pags. 69 a 76,se había dado antes en el número 4 de "Cruz y Raya (Revista de Afirmación y Negación)" que salió en Madrid en Julio de 1933. Cruz y Raya, dirigida por José Bergamín,fue una publicación cristiano republicana de singular calidad intelectual. Con los pliegos sin cortar, esta joya bibliográfica, autógrafo incluido, llega hasta mí,por mi manifiesto seguimiento al escritor francés Louis Ferdinand Destouches,"Céline",del que Semprún Gurrea analiza su obra prima,"Voyage au bout de la nuit". Semprún Senior fue,sin duda, un adelantado pues habían transcurrido escasos meses de la edición original de "Denoël et Steele" y no existía una versión española, de lo que deduzco que el comentarista dominaba los entresijos de la lengua francesa,dadas las especiales dificultades de la escritura celiniana. Céline es personal y políticamente aberrante, en su colaboracionismo pronazi y antisemitismo.Ernst Jünger nos lo repudiaba sin ambages a Aida, mi hija,que domina el alemán,y a mí en un inolvidable encuentro en el Hotel Felipe II de El Escorial, en Julio de 1995,y del que doy cuenta en "Desde mi ventana". Cuando,en 2011,coincidieron el centenario de Álvaro Cunqueiro y el medio siglo de Céline, evité en último término,mencionarlos en el hemiciclo,en un trámite denominado parlamentariamente "one minute speech", que se nos concedía a los diputados al inicio de las sesiones plenarias de Estrasburgo,como hice con el fallecimiento de Saramago,o la conmemoración de Miguel Hernández.Dejé por entonces publicado: "Estuve a punto de homenajear a Cunqueiro y a Céline levemente, desde mi modesto escaño europeo, pero mentar al francés es reabrir una herida profunda, todavía no cicatrizada con el bálsamo de la buena literatura, y don Álvaro es simplemente un desconocido en estos pagos, sin traducciones, aunque sus personajes hayan trotado por la Bretaña mágica." Mi interés por Céline, en el que me introdujeron el pintor Orlando Pelayo,del que el Museo celebra su veinticinco aniversario, y el intelectual ovetense Juan Benito Argüelles, además de las excelsas características del relato,se vio relanzado por la referencia a Asturias que hallé en la edición de 1942 y posteriores.Hecho asturianista singular que me ha merecido,además de algún artículo de prensa, plagado de erratas,un pequeño trabajo("Asturias en las ediciones de Voyage au bout de la nuit de Céline") para el II Congreso de Bibliografía Asturiana, cuyas ponencias y comunicaciones editó el Gobierno del Principado en 1999.La profesora Dalia Álvarez Molina,del Departamento francés de la Facultad ovetense de Humanidades,hija de mis venerados amigos anarquistas, Ramón y Aurora, se hizo doctora con una tesis sobre Céline,lamentablemente inédita. Ha poco se ha localizado el manuscrito del "Voyage" que fue comprado,en ejercicio del retracto legal,por la Biblioteca de Francia,en la astronómica cifra de 1,82 millones de euros,batiéndose el récord de todas las subastas de originales de novela, por encima,entre otros,del Tomo I de "En busca del tiempo perdido" de Marcel Proust, el "Proceso"de Kafka y de otras cumbres de la Literatura y el Coleccionismo. Ese documento, que tantos años hemos añorado, da Il Corriere de la Sera, tal las ediciones de 1932 y 1933,en lugar de El Boletín de Asturias de la citada de 1942 y la actual de La Pleiyade de Gallimard,que se tiene por la que fija casi definitivamente el texto. En esta última publicación, Henri Godard, el máximo especialista en Céline,da por buena la corrección editorial a favor de Asturias que en vida del autor se publicaría en el París ocupado,como señalo arriba, de Delanoel-Steele/1942. Gracias, pues,a mi amigo Javier Fernández,librero de la entrañable "Cuesta Moyano", tramo de calle ilustrada que tanto prestaba a Azorín, tal bien resulta del entrañable libro editado ahora por Andrés Trapiello. www.antoniomasip.net

3 comentarios:

Anónimo dijo...

magnificas sabatines que me han ilustrado, sobre todo de Celine.L

Anónimo dijo...

¿Cuando te animas a preparar otro libro de artículos literarios?

Anónimo dijo...

Interesantísimo.Y