miércoles, 1 de abril de 2015

De corbatas

De corbatas Tendría yo quince años, a lo sumo dieciséis, cuando el Conde de Santa Barbara de Lugones, propietario a la sazón de La Voz de Asturias en el que hacía mis primeras armas públicas, me hizo llamar a su Palacete,desaparecido luego con él, de la calle Uría. Las maderas de la gran escalera que me conducía al piso noble rechinaban al compás de mi tribulación,seguro de que me caería una reprimenda familiar,pues se trataba de un primo por afinidad de mi padre.Resultó,sin embargo,todo lo contrario: -Uno de los hijos de Juan Sitges se ha quejado de un artículo tuyo contra el uso de la corbata en el Náutico de Salinas... Enseguida el tono me daba cuenta de que amparaba mi osadía -...se equivoca.Te vamos a apoyar pues este tipo de polémicas benefician al periodismo Y así fue, a diferencia del pataleo descarado de La Voz de Avilés y de varios ingenieretes de Ensidesa dispuestos a defender cualquier síntoma de acomplejada diferenciación social, Ha tardado mucho,sin embargo,a caer la corbata como prenda.Ahora hasta un ministro recomendaba no llevarla a los despachos para ahorrar energía en una ciudad achicharrante.Antes desaparecieron los tacones, que desde Luis XIV usaban los nobles pretenciosos,y que vuelven con Sarkozy,y primero con Aznar,el sombrero,que a mí ahora me resulta bien práctico, el smoking en la ópera y hasta en increíbles y rancias "puestas de largo",la gala de los entierros de "primera",que imponían la chistera hasta el Oviedo de 1929, y que incluso llevó a Julián Besteiro,a representar de esa guisa a la República en la coronación de Jorge VI... No sé si la presentación de credenciales se sigue haciendo con carrozas, como la ridícula despedida de Enrique Tierno,Alcalde de Madrid, ¡todavía en 1987!! Los que han roto definitivamente la imagen encorbatada que quedaba han sido Txipras y Varoufakis en el actual mandato greco europeo.Antes hubo todo tipo de transgresores y mi compañero Miguel Ángel Martínez presidía las sesiones bruselenses sin concesiones a corbata o a la pajarita, tarabica decían por aquí, que siguen usando Fernando Morán,el premier belga Dí Ruppo, Juan Luis Vigil,el embajador Carlos Robles y Paco Sosa Wagner. La corbata ha podido caer,pero los problemas siguen atragantados.Jonás Fernández,José Alba y Mariano Abad desgranaron maravillosamente el caso griego,en el Club de prensa de La Nueva España el pasado viernes. Con o sin corbata...que nunca debió ser la cuestión.

5 comentarios:

Anónimo dijo...


la presentacion de credenciales se hace todavia con carroza....afortunadamente y a mi me gustan las pajaritas y la humanidad desde adán y Eva no cambia ,nos gusta vestirnos de forma especial para ocasiones especiales , lo unico que cambia es el como , ahora se llevan tatuajes y aros por todas partes incluidas algunas que no se pueden mencionar

un abrazo


C

Anónimo dijo...

Cuentan que un día Gregorio Peces Barba, siendo presidente del
Congreso, le ordenó a Miguel Ángel Martínez a ponerse corbata en las
sesiones plenarias, a lo que éste respondió:
- Señor Presidente, con todos los respetos, yo me pondré corbata
cuando Vd. se case.D

Anónimo dijo...

Se te olvida otro pajaritero: Chencho Arias.L

Anónimo dijo...

los griegos son unos locos que se creen que pueden vivir toda la vida de credito
C

Anónimo dijo...

Tampoco volará su elegante propuesta de una versión de eurobonos (A modest proposal for resolving the eurozone crisis): el BCE compraría los de cada Estado miembro hasta el equivalente al 60% de su deuda (la autorizada por Maastricht), colocándolos en una línea especial, asegurada por el fondo de rescate, el Mecanismo de Estabilidad. Problema: en caso de suspensión de pagos, pagarían todos los contribuyentes al mismo. Y ya la canciller dijo que eso, los eurobonos, jamás en su vida.

Es una lástima que la precipitación, la bisoñez y la errónea táctica de inculpar al otro en vez de convertirlo en cómplice, arruinen (de momento) algunas ideas buenas para Grecia. Y para todos.(de Vidal Folch en el País )