jueves, 26 de febrero de 2015

Lavadora voladora sobre Sta Susana


Fui testigo de un hecho insólito, divertidísimo:una lavadora bajaba,con el tembleque de su pleno funcionamiento, por los aires de la calle Santa Susana,en la cinta transportadora de una escalera/grúa. Volaba por encima de la circulación que nadie había detenido. La encantadora Joan Báez,pronto de nuevo en Gijón, parafraseaba con las maravillosas escaleras que ascendían a las estrellas.

Mi regocijada sorpresa no se pararía ahí.Tras alcanzar la plataforma de un camión de mudanzas, aparcado a la altura del número 6,llegó corriendo una mujer de unos cincuenta, desmelenada, sin abrigo ni impermeable,pese a la terca llovizna,que gritaba,muy excitada,palabras incomprensibles.Ella misma se subió en el carguero, detuvo de un firme movimiento de muñeca el leve traquetreo de la lavadora para abrir luego el electrodoméstico por antonomasia, extrayendo un montón de ropa blanca, que parecían sábanas mojadas, pasar más luego,abrazada a ellas,la calle en sentido contrario y desaparecer en el portal.

Contemplé tan plástica escena desde la puerta de la clínica donde hago cotidiana gimnasia rehabilitadora.La lavadora voladora había salido de la ventana del piso cuarto del edificio de enfrente, justo encima de la cafetería El Recuelo.

Chus,compañero,sufridor como yo de las secuelas de un ictus,consideró que probablemente la lavadora no funcionara sola por una pila,como creímos inicialmente,sino "por batería".

El chofer de la casa de mudanzas quedó mudo,o,al menos,impasible,y no me atreví a preguntarle nada sobre su celosa actuación de llevarse la lavadora por los aires en pleno funcionamiento.

El día no invitaba a subir,ni bajar, a los cielos, pero al fondo lateral el misterioso neomudéjar edificio de Pérez Jiménez, en la cuesta escalonada al Seminario, ponía maravilloso lila tal una decadente estrella,grande y bien aparcada.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No te creo.J.

Anónimo dijo...

Menudas cosas que os pasan por ahí,querido León.A

Anónimo dijo...

Magnífica historia de lavadora mágica.L

Anónimo dijo...

Bien escrito, pero no me lo creo.A

Anónimo dijo...

¡OJO! con la reina del country, me han dicho que, últimamente, se dedica a encantar lavadoras.
Por favor, cuidado con las copas tempranas que pueden producir delirium tremens botellons.
Un abrazo
A

Anónimo dijo...

Imagino que será una de tus imaginaciones.E

Anónimo dijo...

Convencido estoy de que es una de tus estupendas y fantástica historias que regularmente te inventas. Enhorabuena.E

Anónimo dijo...

Inquietante... ver para creer.AC

Anónimo dijo...

Como te lo pasas. Fuerte abrazo.
Roberto

Anónimo dijo...

Genial,Antonio.L