viernes, 27 de febrero de 2015

En memoria de J.A.Argüelles Eguibar

J.A.Arguelles Eguibar

Hace algunas semanas,casi un mes,nos dejó José Antonio Argüelles.

No nos unía común generación ni vínculos ideológicos sino una circunstancia que siempre me hizo verle con sumo afecto y respeto .

Fue en Diciembre de 1969.Estaba yo haciendo la mili en el Gobierno Militar y,circunstancialmente,me tocó aquella mañana el puesto llamado "plantón"del Jefe de Estado Mayor,Teniente Coronel Montenegro,antiguo "divisionario azul".

Con una voz enérgica inconfundible,tan distinta a las bondadosas del Comandante Vallespín o los capitanes Porras,Vicario,Besteiro y Cuadrillero,recibí la orden de subir unos cafés,lo que hice de inmediato.Aquella mañana,"Monty", como le llamábamos en "radio macuto",tomándolo del carismático Mariscal de Campo británico de El Alamein y el desembarco aliado,estaba especialmente "nervioso";él y sus visitantes proferían improperios contra "un tal Argüelles,para mayor desgracia hermano del que era Alcalde de Langreo".Enseguida se hizo entrar al Comandante Cocina,responsable del S.I.M.,Servicio de Información Militar, que vestía de paisano.Con mis entradas en el despacho y lo que oía tras la puerta,de una amplia rendija en la parte baja,supe que tanta ira se debía a que "el Argüelles" había publicado una carta en ABC,entonces líder de la prensa madrileña,contra la falta de garantías de la justicia militar sumaria.Se juzgaba el llamado primer "juicio de Burgos", con varias penas de muerte,luego felizmente indultadas.La letra de José Antonio resultaba insólita, apenas acompañada,no recuerdo si antes o después,
por una declaración del académico J.A.Zunzunegui,prominente miembro de la cuadra literaria de Luca de Tena,familia fundadora y propietaria de ABC,que,pese a otras bulas,recibió las correspondientes amenazas de muerte.
Yo no conocía personalmente a Argüelles pero me las ingenié para advertirle de qué ambiente tenía en la zona militar de la ovetense Plaza de España.Por lo que me informé después, Sabino Fernández Campo, que todavía no estaba en la Casa Real,y Jaime Argüelles,embajador en Washington,primo de José Antonio,tuvieron que echar capotazos para evitar que la embestida fuera a mayores.José Antonio era un abogado muy fiel a su ideal conservador,que se declaraba "monárquico juanista",o legitimista, y,a la  vez,"demócrata".Con palabras sobrias lo definió muy bien el párroco de San Isidoro en su funeral.

Debo testimoniar que no solo me mereció valor prestando su pública opinión sobre un asunto peliagudo en aquellas calendas sino que años después,en el Colegio de Abogados de la transición,se manifestaba crítico con el autoritarismo fascistoide del Decano,personaje que inopinadamente al matricularme me proponía defender en el Congreso Nacional de la Abogacía,"que el preso político por excelencia no estaba en Carabanchel sino en Spandau ¡y se llamaba Rudolf Hess!"

En fin,...tiempos...

José Antonio se fue con escaso ruido mediático.Alfredo Prieto, diputado constituyente,también pionero,junto a él y Mario Carreño,en la abogacía bancaria provinciana, y yo le recordamos con cariño,cerrando de alguna manera una pequeña página de la pequeña-o gran-historia que nunca más debería repetirse:Los militares no están para impartir justicia, como se atrevió a escribir heroicamente nuestro bondadoso amigo y compañero de profesión.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Guapo artículo, Massip.
Por otro lado, se lo haré llegar a la familia del Comandante Vallespín.
Saludos cordiales
José FF

Anónimo dijo...

Si no me equivoco, el tal J.A.Argúelles, debia ser hermano de Alfonso, Medico de profesión y creo que Alcalde de Sama, con el que tenia gran amistad mi padre con motivo de la CAZA, ya que los Argúelles tenian un gran coto de caza mayor en la zona de PANDEMULES , Infiesto, donde tambien habia ido a cazar varias veces mi hermano y tu compañero L

Un fuerte abrazo.T

Anónimo dijo...

Yo también lo conocí,Antonín.Una buena persona,al margen de políticas.JMGv

Anónimo dijo...

Al qué yo conocí es a un hijo de Hess.Se llamaba Rof y vino con una compañía marítima.no quería hablar de su padre y sus sucedidos.J

Anónimo dijo...


Antonio ,como siempre; pero ésta sabatina. es una delicia en su contenido y en su calidad literaria. Sigue escribiendo que tienes muchas cosas que contar y enseñar. Un fuerte abrazo. Pity

luis arguelles dijo...

Muchas gracias, Antonio por tu escrito sobre mi padre, siempre te apreció, hasta el punto de comprar y leer todos tus escritos, y señalarnos cuando te veíamos por Marqués de Vega de Anzo, como a una persona a la que teníamos que querer y respetar, incluso siempre pensé que a pesr de las discrepancias ideológicas, hasta contaste con su voto y su apoyo en todas las decisiones que tomaste en bien de nuestra ciudad

Anónimo dijo...


Alfredo Rodriguez Perez Precioso artículo Muy indicativo del espíritu Argüelles: transigentes con lo accesorio e imposibles de cambiar en lo fundamental, en sus principios. Pasando de modas
R