sábado, 21 de febrero de 2015

Asistí el 21/2 al funeral del Coronel Pablo Cuesta en Candás

Un coronel serio e implicado

Pablo Cuesta, fallecido a los 77 años, jefe de la comandancia de Oviedo y la zona de Asturias en los 80 y 90, acometió la investigación interna del "caso Roldán"

19.02.2015 | 04:24

El coronel de la Guardia Civil Pablo Cuesta Vegas, fallecido el pasado jueves a los 77 años, llevaba retirado desde mediados de los noventa, pero su recuerdo no se ha borrado en quienes trabajaron con él en unos años delicados. Cuesta se hizo cargo de la comandancia de Oviedo a principios de los 80, y al filo de los 90, ya coronel, fue nombrado jefe del Tercio 62º de Asturias, hasta su retiro. Antes estuvo destinado en Gijón, León, Madrid (tuvo un cargo importante en la Dirección General) y pasó por San Sebastián en los duros años 70.
Cántabro, estaba muy vinculado a Candás, donde tenía casa y residía con su familia, aunque también pasaba temporadas en Torrevieja (Alicante). Se sentía "muy asturiano y muy candasín", dijo ayer Manuel Ponga, Delegado del Gobierno entre 1988 y 1995. "Era muy serio. No se casaba con nadie", añadió. Ponga recordó el papel de Cuesta en momentos como las movilizaciones mineras y siderúrgicas. "Gracias a él descubrí la Guardia Civil. Era leal y entregado", dijo.
También trabajó con el Delegado Obdulio Fernández (1982-1988). "Era un profesional enorme, y no respondía al cliché del guardia civil. Tenía un gran sentido del humor", aseguró. El exdelegado recuerda sobre todo su defensa del Cuerpo y su preocupación "por el despliegue en las alas y la zona rural, que en el campo se sintiesen protegidos", añadió.
El coronel retirado Fernando Aldea fue su tercer y segundo jefe en la Comandancia de Oviedo, a finales de los 80. "Como profesional, era un fuera de serie. Y además estaba pendiente de todo y de todos. Se rodeaba siempre de gente trabajadora. No ponía límite a las horas de despacho", indicó Aldea. El exalcalde de Oviedo Antonio Masip también tuvo palabras de recuerdo: "Era un hombre muy íntegro, sobrio, serio, con una idea muy flexible del orden público. Sorprendió que no le hiciesen general". Poco antes de dejar su cargo de jefe del Tercio, Cuesta se encargó de instruir la investigación interna sobre la trama militar del "caso Roldán", el director general de la Guardia Civil de infausto recuerdo.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sabes si hubo algún acto en su memoria?
Me pregunta mi suegra, porque había sido compañero de mi suegro.C