domingo, 18 de enero de 2015

Intervención Casino-Teatro Trubia 16/1/2015



Gracias por invitarme.No en vano este caso fue el último que abrí en Bruselas antes de abandonar mis tareas europarlamentarias. Los políticos hemos de ser consecuentes con los compromisos adquiridos y leales a nuestros representados.

El 5 es un número áure, del que mis amigos saben utilizo como lista del máximo de enemigos que puedo soportar a la vez.Como me tengo por un poco ególatra,o hay quien de tal me acusa, con cinco puedo,pero antes de pasar a seis,me amigo ostensiblemente con algún usuario de mi listín particular, a fin de dejar casilla para un nuevo y recalcitrante candidato a iras y fobias.

La variación estos años de tanto movimiento escénico ha sido proverbial.

5 es,en cualquier caso, número primo y a los trubiecos que se acercaron a su Casino-Teatro el 16 de Enero a un acto de solidaridad con los despedidos de la Fábrica, les pretendí explicar gráficamente que junto a otro 5 gigante formaría un 55, que no es "primo"pero contiene la divisibilidad por dos que lo son:5 y 11.

55 es también capicúa, e incluso palíndromo.

Sin embargo,no estamos para finuras numéricas:55 es el triste y arbitrario despido masivo de unos trabajadores en la mejor tradición literaria de los obreros armeros que describía Clarín en La Regenta, la "segunda mejor novela de la lengua española,tras El Quijote", Alarcos dixit.

Una película clásica que todavía suelen reponer por las televisiones se llama "55 de Pekín", pero no hay que ir tan lejos.Aquí,detrás,55 de Trubia hacen historia plástica,reclamando Justicia todos los meses,en su concentración,y hoy de nuevo ante tantos testigos cualificados.

Sabéis que soy abogado,o,mejor, era abogado, y sé que el Derecho con mayúscula está a vuestro lado,pero se reconozca o no, se obligue o no a esa multinacional de General Dynamics, pase lo que pase en los Tribunales,en los que,insisto,confío,deberían readmitirse los que nunca debieron despedirse y están vocacionados a trabajar y participar de un progreso y una carga de trabajo que les corresponde como al resto.

Detrás del guarismo 55 hay unas vidas y unas familias, incluso, como se ha dicho, hay trágicamente quien ha fallecido.Sobre todo tiene que verse la dignidad,que es la de este pueblo trubieco y la de la ciudad y el concejo de Oviedo,y la de los concejos limítrofes,Grao, tan próximo, y el Valle de Trubia.

En mi columna semanal de prensa mañana menciono la banalidad carcelaria que hay en estos momentos,cuando entran,y salen,políticos,banqueros famosos y hasta tonadilleras y pronto quizá algún Duque.Esa banalidad también sucede,de forma distinta sin duda, con los despidos.Hay mucho paro,hay muchos despidos, pero no hemos de caer en la banalidad,ni la indiferencia.Es muy duro y lacerante constatar el paro; los 55 no son unos despedidos arbitrarios más,ante los que podamos quedar impasibles.Son nuestros e inolvidables.Nos generan dolor profundo.Todos los despedidos y parados,pero estos especialmente.

Son las seis y veinte de la tarde.Más o menos a esta misma hora un domingo 19 de Julio,el Coronel, que no era precisamente un afín al Frente Popular, recibió de la Comandancia Exenta de Oviedo,de Aranda,que se sublevaba,la orden de "volar la Fábrica e irse a Oviedo".No la cumplió.También estaban los trabajadores y los sindicalistas alertas a evitar se dinamitara.¿Se imagina alguien qué hubiera sido Trubia y Asturias sin la Fábrica todos estos años desde entonces?,¿qué hubiera sido de las generaciones de obreros armeros,de aprendices y de oficiales?

Al término del Frente Norte aquel Coronel y aquellos militares, mandos y oficiales,en absoluto izquierdistas,fueron juzgados sumariamente y ejecutados,pero la Historia no se borra y nos cabe defender la actividad de estas instalaciones, su modernización y adaptación a los nuevos tiempos.Amador,nuestro concejal, antiguo Presidente del Comité de la Vega,y otros defendían esa diversificación en el reciente pasado;gracias Celso Peyroux por tu hermoso billete en La Nueva España.

No entramos en la bondad, que no es tal,ni puede serlo,de la espiral de armamentos y necesidades bélicas, pero lo cierto es que los países se siguen armando y no falta el trabajo para las fábricas de armas.Ya se reconoce que hay carga de trabajo para los próximos lustros,sólo cabe la mejor adaptación laboral y comercial, a unos altos niveles de exigibilidad,productividad y eficiencia ya antes conseguidos.Y los despedidos son buenos profesionales.

Es intolerable que la multinacional explotadora y su auditora hayan jugado con las cifras y la contabilidad."Goyo", en nombre de los afectados, lo ha explicado muy correcta y profesionalmente;de forma incontrovertible.

El Ayuntamiento,la Alcaldía,tiene que ponerse las pilas en la defensa de Trubia y de los 55.

Creo sinceramente, contra una corriente de pensamiento declinante en Europa, que nuestro futuro no está solamente en el sector servicios sino en una economía mixta que no olvide la industria,sin la que no puede haber "capitales de servicios".Ni Oviedo ni ninguna otra probablemente.

Oviedo defendiendo Trubia,defendiendo a los 55,defiende su dignidad,como decía,y también su razón de ser y su futuro.

Claro que tampoco puede dejar de ser un objetivo regional del Principado, en el que confío plenamente de que estará a la altura del gran reto.

El Ministerio de Defensa tiene una política nociva de excesiva complacencia y entrega a la multinacional extranjera ante la que se pone de rodillas.

A General Dynamics, como han dicho los Presidentes del Comité de empresa y de la Asociación de Vecinos,le llega la hora de rectificar:¡que de sabios es!

Tienen que darse cuenta, a poca sensatez que haya,que ni Ministerio ni empresa pueden seguir siendo enemigos de Oviedo y de Asturias.Tienen 55 buenas razones para modificar,rectificándolo, un tiro que iba directamente a nuestro corazón.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya vi en la prensa tu presencia y activa participación en el acto de Trubia en defensa de los despedidos. En el artículo comienzas con una referencia a l "número áulico". Expresión inédita y seguramente fantasiosa.No sé cómo pero te las has arreglado para relacionar "áulico" que es un adjetivo que se refiere a lo cortesano o palaciego (p.e. "Literatura áulica", o "consejero áulico", hoy atribuido a los consejeros de los que tienen el poder. Para referirse a un número extraordinario es "áureo", número de oro, número divino o proporción áurea. Es un número irracional que se representa mediante la letra griega "fi", en honor del escultor Fidias (reconocido por la belleza de las proporciones que utiliza en su escultura), "fi" es igual a 1+ raíz de 5 partido por dos., igual a 1,6180…. Es un número que habita en en un territorio de relaciones y propiedades numéricas extraordinarias, pero también de conexiones insospechadas entre la naturaleza y las creaciones humanas. Una de las maravillas de la proporción áurea es su inagotable capacidad para generar figuras de gran belleza y asombrosas propiedades en polígonos rectángulos o regulares. Objetos geométricos cotidianos como las tarjetas de crédito o las estrellas de cinco puntas. (Sin el sería imposible esa chispa divina que todos llevamos en nuestras carteras, ni la estrella que tan famosa se hizo con la boina del Che)) . Bueno aquí tienes una relación con el 5, que entonces se relacionaría con el número áureo, pero que tiene poco de áulico. Y es que que pentágono regular en el que al trazar las diagonales tenemos la estrella de cinco puntas, se obtiene con la ayuda de "phi".
P.D Observo que el "hogaño" que habías espaciado más desde que te lo advirtió Marco, vuelve a ser habitual.
Un abrazo. Me "presta" mucho leerte.A

Anónimo dijo...

acabo de ver para mi sorpresa que ha dado a “me gusta” Ismael Rey…. Es el Ismael Rey que fue concejal ¿verdad?L

Anónimo dijo...

Estuve por atrás escuchándote. El acto fue un éxito que es lo que importa. Estuviste muy bien.
J

Anónimo dijo...

En el texto tienes "55 en Pekín" omites los "dias", era la observación.
Ayer tenía el acto en la agenda, pero coincidió con una reunión de "Manos por el Naranco".C

Anónimo dijo...

La película, si no me equivoco, es 55 días en Pekín, del director Nicholas Ray.
Un consejo que me repiten a mí constantemente, lo bueno si breve, dos veces bueno. Creo que últimamente te extiendes más de lo que solía ser habitual en ti, pero ni consejos ni vasos de agua a quien no te los pida...
Un abrazo.Ll

Anónimo dijo...

Una intervención digna de un Alcalde de Oviedo, con mayúsculas de Lord Mayor.CL

Anónimo dijo...

Siempre claro y en punto adecuado.L

Anónimo dijo...

Impecable y hermoso tu discurso deTrubia.Angel

Anónimo dijo...

muy buena tu intervención.Saludos.L.La paso

Anónimo dijo...

Los sindicatos tienen que ponerse en su sitio defendiendo a todos,repito A TODOS

Anónimo dijo...

¡Qué bien estás en la foto con 55!¡¡¡QUÉ BIEN ESTAS EL DIA DE TU CUMPLE EL MES PASADO¡¡¡¡
Un chiquillo!
ABRAZOS

Anónimo dijo...

NO PARAS....

ABRAZOS.Gerardo E

Anónimo dijo...

Es cierto, pero los tiempos cambian y los precios son muy competitivos en la hostelería.
Besos Antonio.
Gr.

Anónimo dijo...

Muy bueno Antonio. Un beso.G

Anónimo dijo...

Esta sociedad en general sentimos cada uno de los despidos que hay , los de los allegados y los televisados , en realidad esta sociedad está bastante cansada de malas noticias , y eso que ahora algunos se empeñan en decirnos que todo va bien , indignación total y absoluta .
No sé , siempre presumí de carácter optimista y luchador , pero son tantas las bofetadas y los empujones hacia el suelo que a veces peco de no creer que todo pasa y que después de la tormenta llega la calma .
De lo mío podría decirse , que ando desmoralizada , un día doy un paso para adelante y al otro dos para atrás.E.

Anónimo dijo...


Es un placer leerle habitualmente en su columna y aún mayor ese placer cuando su escrito se acerca cargado de referencias personales. Aprecio la agilidad de su pluma entrenada en enfocar los temas desde el recuerdo y la experiencia. Pero por encima de esa experiencia vital aprecio la empatía de quien el vivir le hace mas próximo a la vida, mas comprometido. Y trato de aprender de ese compromiso.
Gracias.
Un fuerte abrazo.
Pepe G