sábado, 16 de agosto de 2014

Los franciscanos en Oviedo y Jerusalén

Ya estuve en otras misiones que me han dejado huella indeleble. La que más Palestina, cuya angustia acompaña a la Humanidad diaria y profundamente.
Sobre Palestina, que tanto está sufriendo siempre, y ahora mismo más si cabe, he escrito y laborado ampliamente. Hay algo, sin embargo, que debo traer hoy. Es el gran trabajo de los franciscanos que llevan ocho siglos custodiando las señas cristianas de la llamada Tierra Santa. La comunidad franciscana descolla ejemplarmente. Bien lo sabe el actual Papa que les encomendó su compañía en los complejos pasos de tanta frontera y los encuentros ecuménicos. Esa presencia franciscana imprimiendo neutra espiritualidad a tan enconado ambiente se aprecia allí a flor de piel y tuvimos ocasión de valorarla in situ el actual Ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo, y yo mismo en esa misión a que me refería.

En fechas tan remotas como los seguidores de San Francisco se desplegaban con proverbial generosidad en Jerusalén, el propio hombre de Asís pasaba por Oviedo, fundaba el convento que estuvo en la actual Junta General del Principado y de su primitiva huerta surgiría hasta nosotros la maravilla del llamado Campo, "campo de los hombres buenos" que ha historiado Adolfo Casaprima. Está documentado también que San Francisco pernoctó en el naviego Castillo de Anleo, recientemente rehabilitado.

Pues bien, me manifiesto a favor de que la comunidad franciscana de Palestina reciba el Premio "Príncipe de Asturias" de la Concordia, que se dilucida en la primera semana de septiembre. Otras legítimas candidaturas pueden esperar ante la oportunidad de llamar la atención sobre personas de tan buena voluntad entre los escombros dramáticos de Oriente Medio y/o el aniversario del paso asturiano de San Francisco en 1214.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya sé que te presentas a la Alcaldía lo que revela tu estado de ánimo.Suerte.Octavio

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo. Conocí bien a los custodios franciscanos en un inolvidable viaje de dos semanas por Jordania e Israel. Gran y callada labor la que desarrollan por allí.
Sobre el paso de "Il poverello" de Asís por Oviedo escribí no hace mucho en una de mis columnas. Iba acompañado por fray Pedro Compadre que, según la tradición, fue el que se quedó aquí. Te adjunto un párrafo de ese artículo:

"Recuerdos que se acumulan, cuidados y acariciados, por décadas en la historia local desde los tiempos lejanos en los que en el siglo XIII, en 1212, según la tradición, fray Francesco, “Il Poverello” de Asís, acompañado de fray Pedro Compadre, pasara por Oviedo camino de Santiago y levantara en las afueras de la ciudad, una pequeña ermita. Fue fray Pedro el encargado de la fundación de un convento de frailes menores que con el tiempo derivó en el convento de San Francisco y el Campo pasó a ser Campo de San Francisco como huerta de los frailes. Desde entonces la historia de Oviedo fue la historia del Campo."

Anónimo dijo...

Muy bien escrito y aprovechado que metes hasta el paso de San Francisco por Anleo.Gracias.Jesús

Anónimo dijo...

¿Y tiene posibilidades de ganar?Sería muy bonito y oportuno.Nacho

Anónimo dijo...

Espero tevayasxfhoy bien.FM

Anónimo dijo...

no deje de leer una columna de Antonio Masip sobre la candidatura de los Franciscanos de la Custodia y la vinculación de San Francisco con Oviedo. Merece la pena el ver y constatar el como un candidato a Alcalde de Oviedo, por el PSOE, es claro defensor de la labor de los frailes en Tierra Santa, como modelo de comportamiento que debe ser premiado con el Principe de Asturias de la Concordia.