viernes, 4 de julio de 2014

Meyer, SIN SICAV


           
Mucho se ha hablado del abrupto abandono del Parlamento Europeo por Willy Meyer, veterano líder de IU.

La primera noticia, que me extrañó sobremanera, fue  que se había mezclado en la gestión de una Sicav en ¡el paraíso fiscal de Luxemburgo! Como me consta que es un tipo de calidad, sin dobleces, le llamé de inmediato por teléfono. Y, como ya bien suponía, nada de "gestor". Ese, creo fue otro andaluz, líder europeo de partido mayor, pero nada ni cosa parecida tampoco con decisiones espúreas que hayan sido consentidas por Willy o que hayan entrado en contradicción con su praxis y programa.

            Su acción ha sido inocente y de la misma carambola resulté informado también de algunos recovecos del asunto. Willy se limitó a firmar el plan de pensiones que en el periodo 2004-2009 sustituía de forma poco adecuada a una auténtica pensión pública. Pude introducir posteriormente lo que consideré correcto desde la Comisión Juri, por sugerencias de Borrell, Cercas, Hugues y otros compañeros expertos, en la línea que muy bien desarrolla Martinez Noval en su libro póstumo. La aportación/pensión pública, se impuso contra la opinión de algunos colegas que querían seguir con el viejo sistema privado. Eso de que fue un fondo privado yo lo sabía, insisto, pero no que la administración de ese fondo, en manos bancarias, la llevase Luxemburgo -país miembro muy especial desde el punto de vista financiero- mediante una llamada Sicav, que tiene, a mi juicio, muy mala consideración cuando se utiliza para rebajar impuestos a grandes capitales. No siendo el caso de miles de fondos de pensiones y en cuyo régimen participan seis millones de compatriotas.

            Un amigo abogado me pregunta en el ciberespacio: si Meyer no sabía que la administradora era Sicav y no formaba parte de la gestión del tal fondo, ¿por qué dimite? A cuya pregunta él mismo me contesta: las especiales restricciones muy estrictas del momento y de su partido le obligan a dejar
sus cargos aún sin culpa alguna "por su propia coherencia"... Otro compañero me dice que cuando la
"cuchilla de la guillotina" se pone a funcionar, como ocurrió en la Revolución Francesa, se revuelve contra cualquier movimiento y hay quien me trae a colación las confesiones auto inculpatorias de los "Procesos de Moscú" de los años treinta,"es hora de caza de brujas al político,sea corrupto u honrado".En cualquier caso, lo que no tenía pase es que el Parlamento completase con dos euros, la aportación privada de uno por los diputados. No es excusa  que, en la misma España, esa sea la práctica de varias empresas del llamado Ibex-35 y aún más común en la piel comunitaria; cuestión, en efecto, privilegiada con la que también terminamos expresamente en 2.009 desde la Comisión de la que fui titular. Reseñar que se trata de un privilegio atípico pues no supone perjuicio constatable al Parlamento, que de pagar -como hace- en el siguiente lustro o periodo, la pensión pública le ha resultado un abono equivalente, euro arriba o abajo. La opción por la pensión pública no fue por razones económicas sino de estética y de principios. Se da la circunstancia añadida de que los complementos de pensión anteriores a 2009 se terminarán en 2022 por fin del fondo, sin que algunos
cobren jamás, mientras que, tras aquel 2009 frontera, la prestación se percibirá toda la vida del 
jubilado y de su cónyuge.

            Este razonamiento tiene una fisura y es si se piensa que la actividad parlamentaria retribuida no debe generar derecho pasivo alguno o incluso, retrotrayéndonos  aún más en la tradición política, lo que no deja de tener partidarios, se puede volver a la democracia censitaria, que, en efecto, no conllevaba retribución por sueldo, dieta o pensión, pues el político vivía de sus fundos e intereses.

            Sea como fuere, bien siento que haya sido afectado W Meyer, un diputado cabal, de convicciones muy firmes y respetables, que siempre tuve entre lo mejor de su grupo ideológico, dispuesto al acuerdo progresista y a mantener la palabra dada. Le profeso afecto personal sincero. Estuve con él en misiones internacionales, algunas muy delicadas en el ancho mundo y siempre se comportaba con exquisita actitud: En Palestina, a la muerte de Arafat, tuvimos algún incidente en los checkpoint israelíes; en la observación de las presidenciales colombianas, en el Palacio Mariño de 
Bogotá, el equipo del ex presidente Uribe cometió con él alguna incorrección discriminadora que yo 
mismo advertí y de la que salimos airosos. El Presidente conservador de la delegación europea, quedó boquiabierto cuando, fieles a nuestra misión, Willy y yo fuimos los primeros en felicitar al Presidente reelegido; en el vergonzoso juicio militar de Rabat a unos jóvenes luchadores saharauis, fuimos los dos únicos diputados observadores y tuvo, al principio, ciertas dificultades para seguir la vista oral, que tardamos un par de horas en resolver; en los campos de refugiados de la Europa del Sur, constatamos, nuevamente juntos, una situación espeluznante que nos debería avergonzar a todos los europeos mucho más de lo que está sucediendo... A su falta de sectarismo, debo que Luis Yáñez -uno de mis mejores amigos- y él me propusieran el honor de conferenciar en Cádiz sobre el tinetense General Riego ante la asamblea de parlamentarios hispanoamericanos. Y, sin mí, me consta que tuvo un dignísimo papel en la investigación de las destituciones del Presidente Celaya en Honduras y del Presidente Lugo en Paraguay. En absoluto estuvimos conformes en todo, pues bien sabíamos de nuestra abismal diferencia sobre lo que ocurre en la Cuba de los hermanos Castro o en la Venezuela de Chaves y ,hogaño, de Maduro, que, ambos, tan contradictoriamente expusimos en el hemiciclo 
europeo, por no adentrarme en nuestra dispar hoja de ruta sobre Ukrania.

           Vivimos tiempos muy complejos y puede ocurrir eso de que un diputado sin tacha se vea en entredicho hasta el punto de que quien me lo contó, tergiversaba de buena fe los hechos e ignoraba por completo cuál era la participación de Willy, sacrificado para perjuicio de sus electores y me atrevería a decir también de España, pues si nadie somos imprescindibles, veo difícil haya quien lo pueda sustituir con su elevado talante y recia personalidad. Por cierto, no olvido que cuando lo necesitamos en Asturias, para lograr que la cuchilla o daga del 2014 no cerrase las minas, fue de los primeros en responder y no sucedió precisamente con quién le seguía en su misma lista electoral, en honor al que hay que señalar, no obstante, cómo apoyó la clarividente reivindicación, planteada por el concejal ovetense Sánchez Ramos, de que no se destrozase con un aparcamiento el Campo San Francisco.

Nota.-La publicación adelantada produjo respuestas del tipo:
La justificación generosa de Meyer, no puede llevarte a arrojar dudas sobre los que nada tienen de
 lamentable en el antiguo Fondo,"se debería hablar sine ira et cum studio, casi imposible en 
España.Tienes un error:la aportación del Parlamento ni es extravagante,ni excesiva,ni exclusiva de las empresas del IBEX: en el llamado pilar profesional tan raro en España como usual en Europa, las 
Empresas suman dos y más veces las contribuciones de sus trabajadores, como se hace y EN MAYOR CUANTIA RESPECTO A LAS pensiones del primer pilar que se COBRARÁ sin mala 
conciencia por el ultimo mandato europeo: EL 90% LO HA COTIZADO EL PARLAMENTO(frente al 60% que aportaba al anterior Fondo)".


20 comentarios:

Anónimo dijo...

He leído con atención, como no podía ser menos, tu "columna". Compruebo una vez más que hay personas a las no les falla la vista a la hora de cualificar a los que le rodean, y tu eres uno de ellos.

Anónimo dijo...

Queda claro.No te ocupes más.AP

Anónimo dijo...

Está muy bien Antonio. Seguro que a Meyer le gusta mucho
JB

Anónimo dijo...

La justificación generosa de Meyer, no puede llevarte a arrojar dudas sobre los que nada tienen de
lamentable en el antiguo Fondo,"se debería hablar sine ira et cum studio, casi imposible en
España.Tienes un error:la aportación del Parlamento ni es extravagante,ni excesiva,ni exclusiva de las empresas del IBEX: en el llamado pilar profesional tan raro en España como usual en Europa, las
Empresas suman dos y más veces las contribuciones de sus trabajadores, como se hace y EN MAYOR CUANTIA RESPECTO A LAS pensiones del primer pilar que se COBRARÁ sin mala
conciencia por el ultimo mandato europeo: EL 90% LO HA COTIZADO EL PARLAMENTO(frente al 60% que aportaba al anterior Fondo)".AC

Anónimo dijo...

Antes de criticarte se deberìa leer con atención tu artículo,que me parece algo más sucinto en lne.es.S.

Anónimo dijo...

A mí me gusta tu artículo, y esa respuesta que te dan es absurda.Susana

Anónimo dijo...

Te queda muy bien la sabatina corregida.Emilio.

Anónimo dijo...

MUY BUENA. LA ACTIVIDAD POLITICA ESTA DESNORTADA.- SE HA ABIERTO LA CAJA DE PANDORA, Y TODO PUEDE SUCEDER, INCLUSO QUE ECHEMOS A LOS MEJORES.FC

Anónimo dijo...

Visto y entendido.G.

Anónimo dijo...

Al menos estas consiguiendo crear polémica
L.

Anónimo dijo...

Al menos estas consiguiendo crear polémica
L.

Anónimo dijo...

YA SE HA CONSEGUIDO QUE NO LO ENTIENDA NADIE

ABRAZOS.G.E.

Anónimo dijo...

Está muy bien escrito, pero el problema es la opacidad: los ciudadanos no saben estas cosas y hay que empezar a dejar que entre el aire. Sabes que siempre lo he defendido y caro me ha costado. S

Anónimo dijo...

Buena columna y buen final resaltando al Rivi.Nacho

Anónimo dijo...

Muy buen relato, Masipoto.
E

Anónimo dijo...

Como bien insinúas W Meyer ha cometido un grave error contra si mismo. Un disparate todo.L

Anónimo dijo...

buen articulo pero con algún error : la aportación del Parlamento al tan citado fondo de pensiones SE DETRAÍA DEL SUELDO DEL DIPUTADO.Y

Anónimo dijo...

Me gusta en lo que es reivindicación personal de Meyer. No entiendo porque no se de que va, y me imagino que muchas personas tampoco, lo del cambio hacia un sistema público de pensiones en el que parece que interveniste. Y por último lo de la guillotina y los procesos de Moscú me parece un dramatismo innecesario. El período purificador al que asistimos creo que merece una mirada algo más profunda, menos hiperbólica.

Por lo demás, no se donde va este debate. Hay tantos planos, tantos encuadres, que no van a llevar a ningún sitio. A lo mejor es bueno no contribuir a tanta ceremonia de la confusión.

Un abrazo
Ángel

Anónimo dijo...

Muy bien, Antonio. Un abrazo largo. Te busco mi artículo sobre Willy y te lo envío.
Luis

Anónimo dijo...

Hasta 2005 no se redactó el Estatuto de los diputados al Parlamento Europeo, una vieja aspiración desde el primer parlamento elegido por sufragio universal en 1979, y que entró en vigor en la anterior legislatura (2009-2014). Estatuto que, por cierto, menciona expresamente el fondo de pensiones voluntario (artículo 27), demostrando de nuevo hasta qué punto la pretensión de que fuera un fondo secreto es maliciosa o desinformada. Y que estipula que el nuevo régimen de pensiones aplicable a los europarlamentarios a partir de 2009 es el general de los funcionarios UE, más beneficioso que el fondo voluntario y con cargo íntegro al presupuesto comunitario (los fondos aportados al anterior hasta 2009 permanecen, claro).