sábado, 12 de julio de 2014

ANÁFORA

 Un buen amigo me pasa por la red un cuadro del americano Mathias Alten con gotas de lluvia en un estanque; tan logrado que da sensación sonora. Pero esa sensación, que, en principio, me parecía extraña se me hace nuevamente poesía, cuando, en la presentación del primer número de ANÁFORA, Catarina Valdés nos habla de un viaje a China donde se habría encontrado, en la ciudad de Suzhou, a media hora de Shangai, con un palacio dieciochesco, y su Jardín, levantados, entre otros encantos, para escuchar el ruido musical de la lluvia. Esa misma Anáfora refuerza de gratas vitaminas mi espíritu. Mis antiguos editores, Carlos González Espina y Marina Lobo, ahora como Impronta, y la sombra constante de JL García Martín se apuntan un nuevo gran tanto con esta revista reto en la que mezclan a escritores consagrados(Trapiello, De Cuenca...) con jóvenes que prometen(Catarina, Jaime Martínez, Pablo Núñez, Clara Botamino, Aida Masip...), traducciones y prosas de Sara Abascal, Vicente García, David López, Fernando Martínez, Inés Toledo, Ana Vega...y versiones de otras lenguas a cargo de Rodrigo Olay, Miguel Rual, José Luis Sevillano. A los que seguimos el acto, y leímos luego el texto, nos impresionaron especialmente los versos, de un quinceañero, Jorge Díaz,"Viento, sí, solo viento" que me hizo evocar al primer Ángel González. Como maestro de ceremonias, un escritor hecho, Cristian David López, que da cuenta de una conversación con mi admirado Javier Almuzara, al que yo ya conocía de los encuentros de Valdediós y de su edición, perfecta, de los aforismo de Rafael Barrett ("Reflexiones y epifonemas") para la querida editorial Renacimiento. Por cierto, es herramienta imprescindible que los escritores anteriores al llamado boom que detalla Xavi Ayén para Rba, nos sean habituales a este lado del charco, que no del idioma común. Gracias, pues, Cristian, gracias a Anáfora toda.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre el viento:

HE ESCRITO EN EL VIENTO

He escrito en el viento
el nombre de la amada
lo he escrito sobre el agua
sin saber que al viento
no le gusta escuchar,
sin saber que el agua
no recuerda los nombres

Nizar Qabbani
Damasco 1923-Londres 1998

Anónimo dijo...

Me alegra mucho que ya lo tengas. Aunque es español Barrett es un clásico paraguayo.
Un abrazo,

Cristian

Anónimo dijo...

Buenas tardes, Antonio. He su artículo de hoy en La Nueva. Muchas gracias por acordarte y comentar Anáfora y de todos nosotros. Eres muy generoso.
Un abrazo y saludos a la familia.C

Anónimo dijo...

Hola Antonio,

Como llevas esa prejubilacion? Espero que con la fuerza y el coraje que te caracterizan.AH