sábado, 7 de junio de 2014

Podemos/we can


         "Cervantes sabía que la realidad estaba hecha de la misma materia que los sueños"
                   Borges

Sería un sábado de invierno, cuando, para el finde, mi mujer me sacó de la clínica catalana en que me enseñaban de nuevo a andar. Enseguida quedé, el televisor hotelero en la CNN zapeada, ante un ciudadano negro, que parecía barbilampiño y discurseaba mientras le caían, sobre la testa risueña y el elegante abrigo marrón claro, lentos copos de nieve. Más que su propio entusiasmo, que también, me prendó el conjunto de la imagen, plástica, calma y firme. Debió de ser bastante antes de que pronunciara su famoso,"Yes, we can"o al menos mi magín no lo asocia aún a ese tiempo. Luego aporté quince dólares a tan atípica campaña y escribí, en estas páginas, un billete que todavía me suelen recordar un par de amigos,"Obama, mañana".Ya en el poder, Barak Obama no fue -no es-tan fulgurante como campeando desde aquel diminuto ocho por ciento que le daban los sondeos en las primarias del Partido Demócrata, pero ahí está, de Presidente del país todavía errático líder mundial.

Me imagino que la adopción del nombre Podemos en España no ha sido casual. Mi confusión política, no obstante, me llevó a apreciar con más facilidad lo que iba a ocurrir en el caucus de Iowa que lo que se revolvía aquí cerca, aunque tuviera el mismo o parecido nombre y tan distinta marginalidad. Me sorprendió especialmente, confieso, que horas antes de los comicios europeos, una joven abogada, admirable luchadora, me visitara con el pin de "Podemos" al frente de un grupo de, digamos, jóvenes contestatarios, por utilizar el lenguaje próximo a los que provenimos del legendario y difuso 68.

Y más, mucho más, que, tras una tranquila jornada de votación, el recuento, en la mesa en la que era interventor, ese Podemos sumaba más que el PSOE y que en la otra mesa del mismo Colegio, empataba en el corazón del llamado "Oviedo redondo"; en ambos casos a apreciable distancia con IU. El PP, de Rajoy/Cañete, perdiendo miles de votos, quedaba el primero local y nacionalmente, que no en Asturias.

Lo sucedido, ya a cierta distancia, es muy gordo y, le dicen, inquietante. Elena Valenciano, Alfredo Rubalcaba y Javier Fernández, a los que mucho quiero, lo calificaron de inmediato de "derrota sin paliativos". J.M.Ponte, Daniel Guerra y Pedro Silva, con sus particulares chispas habituales peroraron  pronto con el desnortado happening de "¡todos contra Iglesias!".

El monarca, sin duda oportunamente, se va, aunque me hace pensar Paul Preston, quizá el mejor historiador de nuestra contemporaneidad, cuando, en la gran entrevista de Natalia Vaquero, asegura faltan datos para el encuadre de semejante mutis.

Un gran sociólogo me pide directamente que haga una autocrítica de mi paso por el poder municipal, al menos de los momentos finales que habrían propiciado mi derrota tras una aceptable gestión política y económica. En el lado contrario, Félix, un buen compañero, me recuerda lo de Mitterand de "jamás autocrítica en activo".Y aunque vaya a ser necesario reflexión, incluso tardía, he repasado mentalmente los males que aquejan la política del establisment, o si se quiere, "de la casta" para un lenguaje al uso que hace fortuna.Y si no puedo encontrar entre los hitos de mi actuación y la de mi equipo ninguna corrupción, ni pequeña ni grande, que tanto huele en todas las latitudes, y, sin mayorías absolutas, no tuve más remedio que dialogar, cometí un gravísimo yerro de autoritarismo, justo al final, con repercusión, sin duda, en el escaso margen electoral.

Fue, y ya lo he dicho, desde entonces muchas veces, cuando me negué a que se conservase la vieja Estación del Vasco. Su demolición la habían decidido los cuatro partidos municipales (PSOE, PP, CDS e IU) en la Comisión Especial de Urbanismo y la reclamaba vehementemente la Presidencia de FEVE, empresa pública que era su propietaria.

Autoritarismo no menor, sin duda.

En cualquier caso, no deja de inquietarme tampoco que críticos radicales del supuesto autoritarismo
en suelo patrio, opten por ensalzar el autoritarismo grande para el Caribe o los países del Alba.Y menos si cabe me parece admisible reventar actos electorales de otros. Para mí, que la democracia, la 
libertad y la tolerancia son universales. Nada empece, no obstante, la preocupación de que solo nuestros yerros nos derrotan y, sin duda, sepultarán si no ponemos remedio.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Antonio,no te comprometas vino nadie.Arturo

Anónimo dijo...

Querido Pedro:
Como ya te dije, te felicito por tu presentación del libro en el RIDEA. Lo mismo te digo por tus breves y eficaces notas en L.N.E. En este caso, me refiero concretamente a tu reciente y buen texto “El poder, contra Podemos”. Me alegro que, en esta misma línea en L.N.E., se ha dirigido Antonio Masip con su texto “Podemos / we can”. Gracias por estas dos intervenciones sensatas, tranquilas y autocríticas.
Un abrazo
N

Anónimo dijo...

Hola Antonio. Muy interesante pero creo que no te conviene remover aguas turbulentas pasadas y menos ahora de cara a las primarias. Tu articulo es en clave política y no moral. Esta bien la autocritica pero esta tiene su momento y una vez cerrado el caso ni recurso extraordinario de revisión ni confesión publica de culpabilidad.F.

Anónimo dijo...

Antonio: no le busques tres piés al gato: la historia debía enseñarnos cuan dañina es en política este culto a las novedades, s la fuerza de la juventud y a las salidas populistas.! Busca lo que dijo Prieto a las JSE en Torrelodones,verano del 34!...
Mientras no nos quitemos los complejos de encima,frente s los de la coleta y los nacionalistas, no valdremos para nada útil en este desdichado país antes llamado España.

Anónimo dijo...

Antonio: no le busques tres piés al gato: la historia debía enseñarnos cuan dañina es en política este culto a las novedades, s la fuerza de la juventud y a las salidas populistas.! Busca lo que dijo Prieto a las JSE en Torrelodones,verano del 34!...
Mientras no nos quitemos los complejos de encima,frente s los de la coleta y los nacionalistas, no valdremos para nada útil en este desdichado país antes llamado España.

Anónimo dijo...

Me parece bien tu artículo y comentario reconociendo errores. Tu posición sobre Podemos dista mucho de lo que dice Felipe González, el que su alarmante evolución y últimas afirmaciones perjudico bastante al PSOE. Como tu dices el PSOE debe aprender de sus errores y dar un cambio sino perderá aún más al electorado.
Besos.C

Anónimo dijo...

Ahora mismo estamos en tertulia unos amigos en Madrid. No sabes lo que me alegra conocer este escrito tuyo. Esta cargado de sentido común y anticipa aquello para lo que te queremos muchos amigos tuyos: para reflexionar sobre lo que nos pasa sin más devociones que las debidas. Es una pena ver como el PSOE se ha convertido en una cofradía de ciegos políticos y como viejos y sabios políticos pueden cagarla tanto.
Un abrazo
Á

Anónimo dijo...

Ya tiene mérito que hayas sido interventor con la que ya caía.D