jueves, 29 de mayo de 2014

Para el Boletín de la Biblioteca que me pide Félix Lasheras:



Hace unos días, un excelente especialista en procesos electorales, Marcos Lekuona, conferenciaba a un reducido grupo de socialistas astures llamando la atención histórica de cómo las Casas del Pueblo habían enseñado a leer e, incluso, a estudiar contabilidad.

 El que nuestra agrupación, y su renovada ansia de recuperar protagonismo cívico, se haya marcado, entre sus metas, esta Biblioteca me congratula y concilia con nuestro pasado heroico, a que se refería el estudioso, pero también con la necesidad de recuperar peldaños culturales en la calidad de la militancia.
Oviedo es una ciudad, también un Concejo, que bien se caracteriza por actitudes muy arraigadas en la Cultura. Es "la bien novelada" que evocaba siempre el maestro Emilio Alarcos, una de cuyas últimas intervenciones en público fue precisamente en la Sala Emilio Llaneza de nuestra Casa.Y es también una ciudad, vinculada a la música, y a la ópera, que cada día pierde, el rancio elitismo que, sin duda, tuvo. Los socialistas nos movemos militando muy próximos a nuestros ciudadanos y, por tanto, somos los primeros en identificarnos con las señas de identidad de esta nuestra querida ciudad.
Oviedo tiene una gran biblioteca pública, la Ramón Pérez de Ayala, de El Fontán, que, con la colaboración del ministro Solana, el Ayuntamiento logró abrir gracias a un compañero, hogaño en nuestra Agrupación, Ignacio Quintana Pedrós, entonces Subsecretario.También son magníficas las bibliotecas de la Universidad, el Ridea y algunas de barrio, como la José María Laso de Ventanielles. Un día esta nuestra biblioteca, dentro de su modesta ambición, cuyo Boletín ahora se inicia, tendrá una proyección que como las de aquellas vetustas Casas del Pueblo, nos enorgullecerá. ¡A no dudar, compañeros!.
Antonio Masip.

No hay comentarios: