viernes, 24 de enero de 2014

Nuevo libro


Publico nuevo libro, con el sello de Catarata, que ya dio "Europeos, pero incorrectos", del que era coautor Pablo Sánchez La Chica.

Se presenta en el "Club Prensa Asturiana" de La Nueva España el miércoles 29 a las 20:00 con este Introito:



"Me gusta atenerme a normas enérgicas y lanzarme a la política; me gusta conseguir cargos y distintivos, no atraído por la púrpura o el bastón de mando, sino por ser más útil y asequible a los allegados y a todos los ciudadanos, después a todos los mortales".

Séneca.


Desde que en 2004 llegué al Parlamento Europeo estuve obsesionado por contactar con un electorado anónimo y enorme. Enseguida fui desbordado por las redes de comunicación. Era imposible mi inicial pretensión de leer y contestar a miles de corresponsales en la piel del continente, ni tan siquiera a los cientos de mi querida tierra astur.

Sin embargo, la fórmula, más tradicional, de una columna semanal, Aquí Bruselas, en la prensa regional ha venido, desde entonces, resistiendo como vehículo que no se estropea demasiado; antes, al contrario, los lectores me han ido marcando el camino en la búsqueda de estilo propio como articulista sabatino. Hay quien se queja, a veces, de que soy, o era, en exceso político, condición a la que no puedo negar fidelidad absoluta desde hace poco más de medio siglo, de lo que me siento orgulloso de proclamar siempre, pese a los tumbos mediambientales o, últimamente, hay quien considera que hago demasiadas incursiones literarias que no todos afirman seguir con facilidad, pero tampoco puedo renunciar a ese componente que acompaña, tal marca indeleble, mi sueño europeo, sin no obstante, espero, caer en la distante pedantería.

En mi tiempo de estudiante, visité en su casa de Oxford a Don Salvador de Madariaga. El polígrafo europeísta me pareció que tenía en el Quijote el colador por el que filtraba permanentemente los muy diversos campos por los que paseaban su pluma y sus divagaciones. Don Salvador llama al caballero andante, famoso español en terminología cervantina, gran europeo, en razonamiento del propio Madariaga. El europeo moderno para él se modela sobre “las obras y no sobre la santidad”, “el criterio de su pensamiento es la razón”. Madariaga ve antecedentes de Voltaire, y hasta de Tolstoi y Bakunin.

Raimon Obiols, mi gran amigo, me viene susurrando de siempre la importancia de la autoafirmación del capítulo quinto del Quijote: sé quién soy. Y esa compañía cervantina trufada con los Cunqueiros, Clarines, Montaignes, Prousts, Celines and Company es pócima que inmuniza soledades y hace hacederas la estancia bruselense y la utópica pretensión de seguir siendo útil a mis conciudadanos.

Bruselas es mucho Bruselas para un provinciano como yo, pero se me convierte en más próxima como Brubru, la denominación menos hierática que le dio Guillermo Cabrera Infante, cuando, diplomático cubano, se deslizaba por el estanque helado de Ixelles, municipalidad en la que también se encuentran el Parlamento y mi hotel y en la que vio la luz el cronopio Julio Cortázar. Desde el piso onceno del Parlamento, cuando la noche o la niebla no lo impiden, contemplo el lugar donde debió de estar la imprenta de Roger de Velpius, de la que salió, para el académico Francisco Rico, la gema de los Quijotes tempranos.

Y en esa Brubru, en la que me sumerjo de lunes a jueves, entre los farragosos asuntos jurídicos comunitarios hasta la cita social obligada del fin de semana en Asturias, y, en general España, mi patria y circunscripción, he detenido la mirada en muchas cosas, desde el agro, la industria y las comunicaciones, a la Paz, pasando por los astilleros, las deslocalizaciones empresariales, el racismo y la xenofobia emergentes, el asilo político, la orfandad de los creadores, la presión de los lobistas, las auditorías que tanto mandan, la insaciable preponderancia de la Sra. Merkel,.... Algunas de esas paradas, sobre todo, últimas, se recogen en este libro, que es parte no de mi Bruselas, impropio por posesivo; mejor, por tanto, de mi Brubru.

En cualquier caso la perorata continua reafirma los principios de mi modesta, aunque ya larga carrera, la reafirmación de que la ejemplar honestidad es imprescindible en la vida pública tan vilipendiada, que la buena administración de dineros ajenos es la base no suficiente, pero necesaria, y que el contacto y la apertura vecinal ha de ordenar al quijote europeo en su fatiga de los caminos, que deben conducir al progreso y la superación de tantas diferencias y discriminaciones.

Séneca no me abandona desde mis tiempos municipales: "Aunque otros ocupen los primeros puestos y a ti la suerte te haya colocado en la reserva, milita desde allí con tu voz, tus arengas, tu ejemplo, tu espíritu: incluso, cuando le han cortado las manos, encuentra la batalla qué aportar a su partido el que, a pesar de todo, se mantiene en pie y ayuda con sus gritos. Haz algo así: si la suerte te aparta de los primeros puestos políticos, mantente en pie, a pesar de todo, y ayuda con tu silencio. Nunca es inútil la obra de un buen ciudadano: se le escucha y se le ve, con su rostro, sus gestos, su obstinación callada, incluso es útil con su modo de avanzar".

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Promete.Li

Anónimo dijo...

Amigo Antonio: Acabo de tener en mis manos el nuevo libro que acabas de publicar "AQUI BRUSELAS", de edit. Catarata.
Ahí va nuestra felicitación más cariñosa, y estaré en la presentación acordada para el día 29 de enero
Un saludo cordial
Concha

Anónimo dijo...

suerte con el libro, antonio.
Ya le dije a mi padre que avisara a Moure, él no podrá ir.
Un abrazo y besos para Eloína y Aida.
Dany.

Anónimo dijo...

Querdo Antonio.
Enhorabuena.Veo que sigues muy activo y me alegro por ello.
Te deseo lo mejor.
Abrazo.R

Anónimo dijo...

Resulta reconfortante encontrar personas cuyo analisis de ciertas realidades se aproxima al nuestro, y ello en un contexto donde impera un lexico y unos planteamientos sistematicos de autojustificacion basados no en propuestas propias diferenciadas, sino en la critica facil del contrario aceptando su mismo paradigma como el unico posible, lo que nos encierra en la logica de los otros e impide cualquier cambio en las relaciones de poder.
Resulta dificil romper este circulo sin una reforma profunda de la estructura de los actuales partidos politicos, una dialectica desacomplejada coherente con los valores eticos y solidarios, y una asumcion responsable del sentido del socialismo.
Procuraré hacerme con tu libro
Saludos,

raúl

Anónimo dijo...

En qué librería está ya?M

Anónimo dijo...

me es imposible sabes que estoy en Madrid, pero me haré con un ejemplar.Enrique

Anónimo dijo...

suerte con el No creo que te hagas rico pero por llo menos nos haras mas cultos a los que lo leamos ramon

Anónimo dijo...

Antonio, lo siento mucho, pero a esa hora comienza el ciclo sobre el republicanismo histórico en he promovido en el Ridea y, claro, tengo que estar allí e intervenir. De todas menera estare contigo en espiritu.JLRV

Anónimo dijo...

Qué razón tiene Ramón.lo suscribo.JB

Anónimo dijo...

Estimado Antonio leo en la prensa que mañana miércoles presentas el libro Aquí ,Bruselas me coincide con la reunión de Turismo en la AMSO y la primera como socia de amigos del Naranco ,espero poder asistir en otra ocasión y te propongo que lo presentes en la Casa del Pueblo .
Saludos Laura .