lunes, 4 de noviembre de 2013

Centenario de Camus


El próximo jueves se cumplen cien años del nacimiento, en Argel, de Albert Camus. Fernando Lastra ha tenido el acierto de recordar las efemérides en uno de sus discursos recientes en la Junta General del Principado.

Camus es probablemente el intelectual europeo más característico del siglo XX. Su primera obra, "La révolte dans les Asturies", está inspirada en los acontecimientos de Octubre de 1934 que mucho impresionaron al mundo.

La cita de Fernando fue para "La chute" (La caída) que mi generación estudiantil tuvo oportunidad de conocer en los primeros sesenta en ediciones argentinas de mucho mérito distribuidor. Camus ha atravesado desde entonces todo mi pensamiento de diversas épocas, incluso en mis peroratas más localistas. No en vano le dediqué el primer capítulo de mi "Oviedo al fondo", bajo la influencia de su biógrafo y estudioso, Roger Quillot, alcalde de la ciudad hermana de Clermont Ferrand, hasta "Con vistas al Naranco", en el que doy un poemilla a su muerte: "Árboles, nieve / Camus se muere / ¡Hombre rebelde! / Sísifo vuelve / Ceje y teje / Aún muévese, / ¡Albert, siempre!

Fue para mí un auténtico valladar con sus cristalinas aguas humanistas y libertarias contra el rígido comunismo, o marxismo ortodoxo, que predominaba con frecuencia en la oposición antifranquista.

Muy joven, antes de entrar en la aventura bancaria familiar, Ignacio Herrero Álvarez era un lector apasionado de Camus en versión original. Ahora, que se encuentra muy malito, bien siento haber cumplido siempre con la costumbre, infrecuente en nuestros pagos, de devolver libros prestados, pues tenía suya una edición de "Les noces" con anotaciones personales en tinta negra. Esas interesantes acotaciones contribuirían a conocer mejor a quien ha sido, entre bambalinas, personaje de cierto errático protagonismo de un tiempo económico asturiano apenas bien analizado. Incluso recuerdo una conversación con posiciones diametralmente opuestas entre Ignacio, siempre ultraliberal, y Manuel Díaz Ron, simplemente liberal, que buscaba reglas más estrictas para el control de un mercado desbocado.

Por cierto, Manolo era correligionario del actual Comisario Michel Barnier, que intenta convertirse en candidato a liderar el centroderecha en las próximas europeas. Barnier, en alguno de nuestros contactos, me recordaba su relación con Díaz Ron como ya me hicieran antes Chirac y Sarkozy, de los que el ex vicealcalde parisino terminó distanciado.

Camus está siendo conmemorado en su centenario por doquier, aquí en la francofonía.

No está nada mal que también haya sido citado en el Palacio de la Junta General.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cada vez escribes mejor.-AM