sábado, 26 de octubre de 2013

Con "L" de Leonarda y de Lampedusa.



Recuerdo, aunque no encuentro entre mi montonera libresca, una magnífica edición de La Gitanilla, que patrocinó Plácido Arango, mecenas mexicano y salense, al que mucho estimo. En esa llamada Novela Ejemplar, Cervantes, nuestro primer escritor, se despacha, en ocasiones, muy despectivamente hacia la raza gitana. Es posición popular y demasiado común a lo largo de siglos, aunque mi buen amigo Juan de Dios Martínez Heredia, que fue diputado en España, en Bruselas y en Estrasburgo, es de los que de forma más clarividente ha puesto las cosas en su sitio neutralizando prejuicios.

No es banal el sucedido francés de estos días con la abrupta expulsión de una niña de supuesto origen kosovar, Leonarda, nacida en Italia, cuando iniciaba un viaje escolar y que ha suscitado una amplia solidaridad de sus compañeros quinceañeros de todo el país. Leonarda, hija de un pícaro que trampeó toda la documentación de los suyos, no habla siquiera albanés, solo francés, lengua en la que era estudiante apañada. Motivo de reflexión también para mí que la cruel y desmedida deportación no es cosa de la ultraderechista Marine Lepen, eurodiputada, en pleno auge de los sondeos, sino que ha sido ordenada por un ministro que se reclama del socialismo democrático, emigrante, catalano-español de origen.

No podemos mirar para otro lado.

Las muertes de Lampedusa, que esta semana hemos analizado, han herido muchas conciencias. El mierense Padre Ángel García fue de los primeros, con la Cruz Roja y Cáritas, en presentarse allí mismo de forma heroica, como he destacado en sede parlamentaria, pero hace mucho que se podían pronosticar tragedias de ese tipo. Los años que dediqué a mi ponencia de asilo europeo, las discusiones con los diversos gobiernos, los informes de las ONG, la visita a campos de refugiados, me ilustraron suficientemente con que el problema no se resuelve a golpe de directiva edulcorada, que,¡encima!, ni se cumple. Algo decíamos, Pablo Sánchez y yo en nuestro "Europeos Pero Incorrectos".

Este es un problema central de nuestra Europa, de nuestra civilización y del egoísmo generalizado. El Padre Ángel me llamó desde el lugar de los hechos reclamando entrevista con Durao Barroso, que aceptó la visita y fue abucheado, junto al primer ministro italiano Leta, por los ciudadanos de Lampedusa, sometidos ellos mismos a una situación insoportable. Insisto, ninguna novedad sorpresiva para los diputados de la Comisión Libe que perorábamos de lo que sucede y puede suceder aún.

Lampedusa y Leonarda nos han colocado de nuevo frente a nuestras responsabilidades. Incluso mi buen amigo Vincent Peillon, Ministro galo de Educación, que ha poco me firmaba su libro sobre el filósofo humanista Merleau Ponty, ha elevado su voz, lo mismo que la alcaldable parisina Anne Hidalgo, en un equilibrio político difícil, porque esto es muy complejo, sin duda, pero la integración gitana es cosa de sensibilidad, lo mismo que lo que ocurre tan luctuosamente en las fronteras meridionales de Europa, que Italia sola no puede resolver. Y, en esa sensibilidad excelsa, al margen de tópicos, de la que se carece tantas veces en las aledaños políticos y sociales, sin embargo, en las bajuras por fortuna tenemos gentes de la calidad moral de un cura de la Rebollada, que un día me llama desde Lampedusa y otro, enseguida, desde los campos de refugiados, a punto de estallar, de Siria.

Ni Cervantes ni Barroso ni nosotros los diputados hemos comprendido seguramente la hondura total del problema que es muy superior a la movilización indignada del 15-M, al de las plataformas por desahucios y demás.

P.S. Debo arrepentirme de haber tachado de “burro” a quien no le gustó la sublime representación de La Traviata como también, antes, haber dicho que no se podía ser concejal sin leer La Regenta y otras novelas ovetenses. Ambas espontáneas afirmaciones mías pueden ser apreciadas como incoherentes con mi línea de respeto y de búsqueda del progreso sociocultural sin provocaciones estúpidas ni elitistas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Quégrn artículo de las os eles.Sin embargo me parece que fue muy acertada la. Frase de q no se puede ser concejal si haber leído la regenta,tigre. Juan yno otros los Rivero.Y la cita quedará párala posterioridad aunque el autor diga que se arrepiente por haberla pronunciado.Pues fue dicha por el alcalde mås intelectual y culto que hubo.Un ambiente literario sinánimo de ofender y sólo con, pretenión de elevar el nivel intelectual de quienes tengan responsabilidades en la ciudad.Carlos L.

Anónimo dijo...

El ontexto se entendía in problema.C.LL

Anónimo dijo...

Pedirperdón es bueno en un político pero se te entendía muy bien,lo que querías decir.FH

Anónimo dijo...

Ojala todos opinasen así. Muy bue artículo

Anónimo dijo...

Cuánta razón.Gerardo

Anónimo dijo...

Muy bien que alguien desde ese puesto diga algo a favor de esta pobre gente.Toño