martes, 6 de agosto de 2013

«Quiero repetir como candidato, mi salud resiste y me siento a gusto en Europa»

Antonio Masip, en su domicilio ovetense. | ana díaz

La Nueva España 5/ 08/2013

Oviedo, Álvaro FAES


Eurodiputado del PSOE

Si los planes de Antonio Masip (Oviedo, 1946) salen adelante, el próximo junio cumplirá diez años como eurodiputado. El antiguo alcalde de la capital se siente «con fuerzas y salud» para ir en la lista del PSOE de la próximas elecciones al Parlamento de Estrasburgo, que se celebrarán el 25 de mayo de 2014. Ofrece sus servicios a los dirigentes de su partido «si creen que todavía puedo aportar cosas» y advierte de que la lucha de España, junto al resto de países del sur del continente, debe centrarse en «enseñar los dientes» a Angela Merkel para evitar «la alemanización de Europa» que, según dice, practica la líder germana.
-La próxima primavera hay elecciones europeas, ¿irá de nuevo en la lista del PSOE?
-Me siento a gusto como eurodiputado y con el contacto que he conseguido con los ciudadanos a través de la red. Tuve dudas por mi salud, pero estoy resistiendo bien y dispuesto a seguir, siempre que el partido y los votantes estén de acuerdo. Estoy al servicio del partido más que nunca, porque me gusta apoyar el gobierno de Javier Fernández. Creo que merece un crédito.
-¿Debe recurrir el Principado al Tribunal Constitucional contra el reparto del déficit que ha decidido el ministerio de Hacienda?
-Sí, claro. Pero no puede juzgarlo Francisco Pérez de los Cobos, una incompatiblidad total siendo militante del PP. No es el primer presidente del Constitucional con filiación política, pero los anteriores dejaron de serlo para acceder al puesto. Él no lo hizo.
-¿Total desacuerdo con Montoro, entonces?
-Me preocupa el precedente que crea porque se le ve dispuesto a zaherir a quien cumple. Y me preocupa otro pacto muy importante, el agrícola. No veo a Arias Cañete con la voluntad de ser ecuánime, le noto demasiado pendiente de ser comisario europeo.
-Con el reparto del déficit, el Gobierno de Rajoy apenas aplica en Asturias la flexibilidad que le concedió Europa.
-Han dado a España más tiempo para devolver la deuda. Hemos luchado mucho en la UE para que la situación se dulcificase y, sin embargo, eso se traduce en un castigo para las comunidades que cumplen, como Asturias.
-¿Qué opina de que los parlamentarios asturianos no sean capaces de ponerse de acuerdo para reformar su sistema de retribuciones?
-No tengo todos los datos, pero sí les aconsejaría una cosa.
-¿Cuál?
-Que los debates tienen que ser más cortos. En el parlamento europeo los turnos de palabra son de dos o tres minutos. En nueve años, sólo dos veces tuve seis minutos para hablar, una para mi ponencia sobre el asilo político.
-A los parlamentarios europeos se les pidió que dejasen de volar en primer clase y votaron en contra. ¿Forma parte de la moralización de la que habla?
-La austeridad no se consigue con los billetes de avión. La política de precios de las compañías es enrevesada en extremo. Yo necesito tarifas que admitan cambios. En una barata, un cambio de vuelo puede doblar el precio del billete. Y pongo otro ejemplo reciente y real. Salía más caro volar de Madrid a Bruselas, que de Asturias a Bruselas pasando por la capital española y, obviamente, cambiando de avión. Me explicaron que era porque la distancia en kilómetros es menor. Yo no lo entiendo. Y cuidado, que yo volaba en turista cuando había vuelo directo de Asturias a Bruselas. Pero ya le digo, procuro evitar tarifas que no admitan cambios.
-¿Teme el voto de castigo a los dos grandes partidos en la europeas?
-Sí, parece que pueden ir por ahí los tiros. Los dos grandes están con falta de confianza, aunque la nuestra va recuperándose. Me preocupa el pasotismo de la sociedad respecto a la política. Tenemos que rearmar la sociedad.
-En esa labor, les toca mucho a los políticos.
-La inmoralidad reina en muchos aspectos de la sociedad. Eliminarla es el gran reto transversal, junto a la lucha por recuperar la economía y acabar con el paro. La sociedad tiene que moralizarse, «desberlusconizarse».
-¿Cómo hacer para que la UE deje de verse como un enemigo y se convierta en punto de apoyo para España?
-El ejemplo de Angel Merkel no es desdeñable. Es un enemigo real y domina Europa, pero ha perdido fuerza en todos los lander y se cree que los liberales no podrán darle el apoyo que necesita. La primera ronda de las europeas se celebra en septiembre, a la vez que las elecciones en Alemania.
-¿Puede derivar la situación en un caldo de cultivo para los movimientos populistas, al estilo del italiano Beppe Grillo?
-No me preocupa porque ha fracasado. Al que hay que apuntillar es a Berlusconi y a Grillo le han faltado arrestos para hacerlo. Lo peligroso es el hipercriticismo, que puede dar paso a una situación de populismo.
-¿Es Italia un aviso de lo que pude pasar en España de no virar el rumbo?
-Su problema de corrupción ha sido mucho más grave que el nuestro, o al menos que lo que se sabe en España. Lo importante es que los políticos puedan decir con claridad que jamás han tenido sobresueldos, que jamás han aceptado una corruptela?

1 comentario:

Anónimo dijo...

buena entrevista.Jonás