sábado, 3 de agosto de 2013

Ibias


"Es el municipio más suroccidental. Su secular aislamiento con relación a la lejana capital de provincia ha propiciado unos fuertes lazos de unión con las comarcas vecinas de León y Lugo, con las que comparte el olvido, las malas comunicaciones y la marginación. En su fisonomía se refleja ese histórico abandono..."

María del Roxo & Alberto Álvarez, "Ibias, Guía completa"

Llevo nueve años de eurodiputado y no había pasado por Ibias por lo que, con los compañeros de Tormaleo y San Antolín y los buenos oficios de Manolo Omente y el concejal Manuel Oviaño, me dispuse a reparar mi ausencia y escuchar de viva voz sus problemas, debatiendo sobre dos aspectos muy problemáticos de la política comunitaria, el carbón y la agricultura.

Hacía treinta años, como consejero de Cultura, me quedé bloqueado por la nieve en el errático Puerto del Connio. Cancio, el alcalde, con el que luego trabé buena amistad, intuyó el problema y envió en rescate una famosa pala que había exigido a UCD a cambio de que su candidatura independiente concurriese bajo las siglas del partido entonces del Gobierno. Aquel día me acompañaban Javier Fortea, ahora tristemente desaparecido, uno de cuyos discípulos, ¿Carrocera?, acababa de hacer un importante descubrimiento de una fortaleza castreña en las inmediaciones, y Avelino Martínez, con cuyo buen criterio reorientamos, pese a las escasas competencias que teníamos en la primera autonomía, el que no se cerrasen las escuelas de Tablado, y nos percatamos de la gran labor del Colegio/hogar que luego sería Premio Príncipe de Asturias y a cuya comunidad he recibido en Bruselas como merecedor de otra distinción comunitaria.

Luis Ávila, mi compañero de pupitre, fabuló en prensa y radio ese rescate en la nieve con su chispa proverbial.

Aquella grata relación con los esforzados munícipes ibienses la mantendría luego desde la alcaldía de Oviedo donde puse a petición suya Río IBIAS, a una de las calles de la querida Vetusta y hubo de mi parte un plante ante el monopolio CAMPSA que no podría instalar más surtidores en el Concejo ovetense si no lo hacía también en Ibias.

"El Ibias tiene un recorrido muy pintoresco, en el que son frecuentes los escobios", escribió en la tercera edición mi admirado J. R. Tolivas Faes. El paisaje tanto desde Ventanueva como desde la Regla/Pozo de las Mujeres Muertas es impresionante con los diversos planos inclinados en que se corta el horizonte.

El trato ahora con los vecinos de Ibias, en el Centro de Tormaleo, en el Teleclub de San Antolín y en el restaurante Leiguarda me ha resultado enriquecedor. Lejos de ceñirse a los asuntos propios de su problemática próxima, a los que naturalmente recalamos constantemente, su interés y seguimiento de Europa, de la Merkel, de la lacerante corrupción, de la obcecación del Presidente del Tribunal Constitucional, de los paraísos fiscales, del dumping social, del déficit democrático e ineficacia de la Justicia, de la responsabilidad y del futuro de la UE... eran objeto de preguntas y desarrollos de quienes se nota siguen atentamente la actualidad con extraordinario valor cívico.

Especial emoción causan las actividades, siempre en vanguardia, del Colegio Aurelio Menéndez, cuya directora, Visitación Blanco, me facilitó la admirable publicación CONNIO, topónimo que me arrebató, como digo, durante varias horas hace tres décadas. El que, en Ibias, esta encomiable profesora, me agradezca que haya inculcado a sus alumnos el imprescindible aprendizaje de la lengua inglesa es una de las satisfacciones mayores de estos nueve años de europarlamentario.

El viaje a Ibias me deparó la posibilidad de constatar la magnífica realidad del Parador de Corias, que me pareció en ocupación plena, en medio de un paraje que me ha sido siempre muy familiar.


No hay comentarios: