martes, 2 de julio de 2013

No al "backloading"

Carta del diputado luxemburgués al Parlamento Europeo Robert Goebbels 

Estimados colegas,

Pese a que la Confederación Europea de Sindicatos es favorable al "backloading", el hecho es que será la industria europea la que sufra a consecuencia de estas cargas adicionales, mientras que sus competidores mundiales no se verán afectados. 

El comercio de derechos de emisión dañará de manera creciente a la industria europea y a sus trabajadores, especialmente si se retiran [de dicho comercio] 900 millones de permisos de emisión. En los últimos 15 años la participación de la industria en el PIB europeo cayó del 20% al 15%. Unas 5.500 industrias tuvieron que ser "reestructuradas" y se perdieron millones de puestos de trabajo.

Digamos NO al "backloading". Ello forzará a la Comisión y al Consejo a replantearse la llamada "estrategia de Kyoto", de la que participan únicamente la UE, Suiza, Noruega y (todavía) Australia, que representan menos del 15% de las emisiones mundiales de CO2.

Tendría más interés un "impuesto CO2" sobre el contenido en carbono de todos los productos y servicios. Ello gravaría de forma equilibrada los bienes y servicios importados y domésticos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El problema es el voto sobre emisiones de CO2.Luisa