martes, 30 de julio de 2013

Carta abierta al presidente del Tribunal Constitucional


A/ A Excmo. Sr. Don Francisco Pérez de los Cobos Orihuel

Presidente del Tribunal Constitucional


Sr.Presidente

Le escribo en mi calidad de diputado del Parlamento Europeo, miembro de su Comisión JURI, encargada de estudiar las incompatibilidades.

Como quiera que doy a mis actos políticos total transparencia procedo a hacerlo mediante carta abierta.

Le pido, Sr. Presidente, su dimisión pues parece evidente que no puede desempeñar la alta misión que se le tenía encomendada.

Ya son varios los ciudadanos e instituciones, entre los que está la comunidad autónoma del Principado de Asturias, que han pedido su abstención y en su caso la revisión de algunas resoluciones en las que usted ha intervenido. Me temo, además, que, si llega a su conocimiento, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo será implacable y es, en cualquier caso, una incertidumbre que el prestigio de la Justicia española no se puede permitir.

Basta, Sr. Presidente, con que usted, como buen jurista, reflexione sobre la doctrina adoptada por el mismo Tribunal que preside en un caso de importancia menor, el del magistrado Pérez Tremps y la mínima contaminación o presunción de parcialidad.

Nuestro país atraviesa una crisis moral de extraordinaria envergadura por el mal comportamiento ético de algunos significativos representantes, encargados de cumplir y hacer cumplir la Constitución. Usted debería ser ejemplar en su puesto y no lo es obcecándose en una defensa y unas triquiñuelas insostenibles en la integridad moral que debería suponérsele.

Me constan casos del derecho comparado en que presidentes de un Tribunal Constitucional tuvieron antecedentes partidistas, pero no es su caso en que se ha afectado la labor jurisdiccional.

Respeto, desde la oposición, profundamente a su partido que tanta contribución ha hecho a la democracia, pero ha llegado la hora de sanear las instituciones con medidas imprescindibles.

Sr. Presidente, dimita cuanto antes; se lo ruega encarecidamente este eurodiputado que busca la dignidad de su país que no me gustaría siguiese usted comprometiendo

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El principio jurídico dice que "donde hay la misma razón,debe haber la misma solución"

Anónimo dijo...

Te felicito.Al pan,pan.Bs.Carmen

Anónimo dijo...

Dales a muerte.Nos vemos såbado en la bonitada.César

Anónimo dijo...

Muy bien

Anónimo dijo...

Estupendo, caro Masip.

Un fuerte abrazo,Emilio.

Anónimo dijo...

Bravo Antonio!

buen verano!

E