sábado, 6 de julio de 2013

Astilleros



Res Inter alios acta, aliis nec nocet nec prodest 

Justo al principio de El Quijote, Cervantes utiliza la palabra astillero para caracterizar al caballero que conserva las armas antiguas de sus antepasados. La lanza, la adarga, el rocín y el galgo rodean al hidalgo como símbolos de su hidalguía. Los personales instrumentos guerreros ya estaban en el Cantar del Mío Cid, cuatrocientos años antes; los astilleros,"arsenales venecianos", en Dante.

En tiempo cervantino, en La Linera, Barres/Figueras/Castropol, se fabricaron horcas de la Armada Invencible. La vocación constructora y marinera del Occidente astur tiene raíces históricas bien sólidas cuando inopinadamente nos llega la amenaza sobre los actuales astilleros.

Fue objeto de mi intervención en el pleno de Estrasburgo a comienzos de la semana:

"Sr. Presidente,

Es absurdo buscar reindustrialización y propiciar  cierre industrial;

También hablar de competencia y entregarse a las industrias de fuera de Europa.

Si hubiera de corregirse alguna financiación en el sector naval, lo que ya se ha hecho en 2011, nunca hipotecando el futuro de una actividad por la que seguimos apostando.

La Comisión no ha de propiciar miseria y paro sino actividad, dinamismo y trabajo.

¡Mucho cuidado, Europa!

¡Mucho cuidado también España, y su Ministerio de Hacienda, ejecutando resoluciones comunitarias!

El trabajo de los astilleros, pasado y futuro, debe preservarse sin riesgo alguno de subrogaciones por supuestas faltas comunitarias"

Las ayudas fiscales que recibieron, en su día, inversores que no eran de ese gremio industrial, pudieran tacharse de irregulares y la denuncia holandesa ha sido quizá justamente aceptada a trámite por la Comisión Europea. Pero el problema para la decisión última es ya otro, pues ese sucedido procesal no puede conllevar letal sanción a los astilleros ni someter a incertidumbre su próspera actividad, de la que no andamos precisamente sobrados ni en España, ni en Europa.

No se trata de que el Ministerio de Hacienda haga alarde de errática voracidad ni de suplicar que la Comisión Europea mire para otro lado cuando ya se ha dictado nueva normativa sujeta, por tanto, a seguridad jurídica, con independencia de las nuevas demandas y zancadillas insaciables, holandesas, noruegas o coreanas. Y es que el Comisario ha dicho que cabe modificar su postura de recuperación drástica de ayudas mal dadas con nueva argumentación. En esa derivada, es inaceptable que haya habido notificación de ilegalidad por la resolución en 2005 de una controversia francesa más o menos parecida, en la que los astilleros españoles, y aún los tan diversos financiadores de buques, tuvieron poco, o nada, que ver. De ahí el principio latino arriba destacado, que se utiliza mucho en el foro británico. Ni la industria privada ni el trabajo han de apechar tras notificaciones de pleitos ajenos. Nada de eso puede amparar un golpe mortal más de un lustro después, a sorprendidos en buena fe.

En la Ría del Eo, en la del Navia, en Gijón...deben mantenerse indemnes los astilleros, libres hogaño de miserable depredación y galimatías comunitarios.

Como razonó mi compañero Sánchez Presedo: "El actual proceso de consultas debe permitir la salvaguardia de la competencia en lugar de eliminarla contribuyendo a los (más altos) objetivos europeos de sostener crecimiento y empleo".

La "Invencible" se dejó vencer y pulverizar por los elementos y las potencias del mar del Norte; no va a ser nuestro caso de ahora, en un verano que en que deberían serenarse tempestades antiguas.

Compatibilizar la UE con nuestros orígenes dantescos y quijotescos...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente, querido Antonio.
Un abrazo,
Ll

Anónimo dijo...

Muy bien. Y me encanta tu entrada, con esa referencia al Quijote, al Mio Cid, a Dante

Un beso

M

Anónimo dijo...

Muy bueno Antonio. Bien esa defensa de un sector clave para Asturias

E

Anónimo dijo...


¡¡¡MUY BIEN¡¡¡

ABRAZOS