lunes, 6 de mayo de 2013

El pucherazo de Infiesto en 1903 y Veneranda Manzano (Cartas a la Directora)


Con algún retraso, que no rebaja su valor aportativo, leo, en LA NUEVA ESPAÑA, el artículo del historiador José Girón sobre los acontecimientos sufridos en Infiesto el 30 de abril de 1903 a raíz de un pucherazo electoral en los que hubo once muertos.

Me ha venido a dar luz sobre un importante suceso vivido en directo por la que fue mi gran amiga Veneranda G. Manzano, primera diputada asturiana.

Y es que esa revuelta social y la represión brutal que la zanjó me fueron descritas por Veneranda sin que yo, carente de otros datos, lo recogiera en mi reseña para la Gran Enciclopedia Asturiana, aunque sí para las conferencias inéditas que pronuncié en Llanes y en el ovetense Colegio Veneranda Manzano, la primera a iniciativa de Germán Ojeda y la segunda de Benjamín Rivaya, decano hoy de la Facultad de Derecho.

Lo que cuenta Girón influyó mucho en Veneranda, que había nacido en Beloncio (Piloña) diez años antes. Su familia debía de ser de origen conservador y la habían llevado a un colegio de monjas de Infiesto, donde tuvieron que poner los colchones en las ventanas para protegerse de la represión indiscriminada. La tragedia dejó huella imborrable en ella, que me la describió como un motivo de profunda reflexión vital, en los encuentros que mantuve con esa extraordinaria personalidad en Madrid, en 1971, en casa de Ludivina G. Arias, que sería luego también diputada asturiana, y de Juan Luis R.-Vigil, y en 1973, en México, en casa de Wenceslao Roces.

También agradezco la publicación clarificadora del artículo de Lorenzo Arias sobre la restauración del músico de San Miguel de Lillo, al que me referí en mi Con Vistas al Naranco, de Septem Ediciones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi padre era de Infiesto y recuerda haberlo oido a los suyos bajo una gran impresión.Corrales

Anónimo dijo...

deberías volver a l Junta escolr del Veneranda Manzano de Oviedo