martes, 30 de abril de 2013

Presentación de “Asturias Semanal. El nacimiento de un periódico democrático” de Cristóbal Ruitiña


Asistí al acto en el Club de Prensa y dije: “acabo de comprar el libro que me parece necesario, probablemente imprescindible, para resaltar el conocimiento hoy de una revista que ha sido tan decisiva a nuestra sociedad.

Es una fuente, imagino, complementaria de la ya importante aportación de Juan de Lillo con su importante biografía de Graciano García.

Fuisteis unos auténticos héroes de la Libertad. La Transición, el tardofranquismo,  tuvo en Asturias una revista que era ventana libre, que, como muy bien ha dicho el autor, no era expresión de aperturismo, sino del ejercicio, bien asumido, de vuestras ansias de Libertad; del espacio que tan ejemplarmente ganasteis por vosotros mismos. Fue una característica peculiar de nuestra región.

Y esa forma de expresión supero al mismo resultado de la revista. Era la libertad el ambiente de la redacción de la calle Santa Susana, abierta a la nueva sociedad que emergía con fuerza y con la que sabíais conectar. Bien recuerdo el despacho de Juan de Lillo, al fondo del pasillo, y el de Graciano, antes, en la mitad derecha.

Habéis citado, como se ha hecho otras veces, la anécdota del refugio de Gerardo Iglesias, pero yo mencionaría otra de la que fui testigo. Había asistido a la salida de la cárcel de Carabanchel de Juan Muñiz Zapico, el líder sindicalista de mierense Aguínaco, a punto de entrar ya en la leyenda. En medio de la noche, de los focos de las televisiones extranjeras y de la euforia pude reconocer a Juanín. Pero hete aquí que a las pocas horas me lo encuentro con Graciano en el despacho de Lillo. Fue todo muy fugaz. Juanín estuvo en Asturias Semanal, en la famosa manifestación del Paseo de los Álamos, y poco después, en los primeros días de enero, falleció trágicamente en accidente en las cercanías de Pajares.

Juanín, claro exponente de la nueva sociedad, como todos los que os reconocían vuestro compromiso con la Libertad, os visitaba porque Asturias Semanal era un imán. Pero no sólo imán de libertades sino que le estabais ayudando a rehacer su vida tras años de cárcel. Eso, Libertad y fraterna Solidaridad, era Asturias Semanal; erais vosotros, Chano y Juan

Gracias al autor por profundizar en nuestra memoria colectiva” 

No hay comentarios: