viernes, 26 de abril de 2013

Inmoral e inútil


antonio masip tacha de "inmoral e inútil" la refoRma sobre las auditorías propuesta por conservadores y liberales


 Bruselas, 25 de abril de 2013


Los socialistas en la Eurocámara rechazan el informe sobre la reforma del proceso de auditoría, que esta mañana ha aprobado la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo.



Tras el voto, el eurodiputado socialista y miembro de la comisión de Asuntos Jurídicos, Antonio Masip, se ha mostrado contrario a una propuesta que "servirá de poco o nada" para cambiar la situación actual en el mercado de auditorías y evitar que se vuelvan a producir escándalos como el de Enron o Parmalat, por no entrar en profundidades sobre Bankia, la CAM y otras cajas españolas


La reforma nacía con el objetivo de aumentar la independencia de los auditores legales y las sociedades de auditoría con respecto a la entidad auditada al efectuar la auditoría legal. "Para asegurar una competencia leal y justa toda persona o entidad que posea derechos en una sociedad de auditoría debe ser independiente de la entidad auditada", ha defendido Antonio Masip, que ha señalado que ése ha sido el objetivo del trabajo de los socialistas en las negociaciones de la reforma.



Con este fin, los socialistas proponían la obligación de cambiar, cada siete años, de empresa auditora a las grandes sociedades, bancos y aseguradoras. "Era un requerimiento para asegurar el máximo nivel de independencia", ha explicado Masip. Frente a ello, el texto final recoge la propuesta de los conservadores, apoyados por los liberales, que permite que una sociedad sea auditada por la misma empresa por un período de hasta 25 años; los socialistas la han rechazado al considerar que una misma auditora no debería prestar sus servicios durante un cuarto de siglo, que es casi el tiempo de su vida en activo, "si lo que queremos es tener un mercado independiente", ha declarado Masip.



Asimismo, Masip ha condenado la autorregulación, "no se puede permitir la falta de supervisión externa de la relación entre la compañía auditada con su auditor, para dejarlo todo en manos de la dirección de la empresa, pues acaban por confundirse los intereses del auditor y del auditado", ha concluido el eurodiputado, que ha calificado de "poco ético que se permita a las propias empresas el control o gestión de su auditoría".

1 comentario:

Anónimo dijo...

The last 48 hours have involved non-stop negotiations on my Audit brief. Votes tomorrow am. I believe I now have an excellent agreement in place.

Karim