sábado, 6 de abril de 2013

Entre Godot y Gallo




Esta semana es un tanto extraña parlamentariamente. La pasada, "santa", se desarrolló de forma normal, de lunes a jueves, mientras la actual, con las tradiciones europeas de la Pascua, como, v.g., en Avilés y Barcelona, una parte fue festiva y la otra la pasamos, inermes, velando armas ante la espiral de la quiebra chipriota, la inestabilidad italiana, las declaraciones del niñato socialdemócrata holandés, estúpidamente al frente del Eurogrupo (bien hizo Guindos salvando su voto), y otras vicisitudes que envenenan el sueño europeo.

En esa vela como hacía el Caballero cervantino ("gran europeo", me decía Madariaga) sigo con dos asuntos primordiales, al margen de la duermevela permanente del carbón, el acero, la industria armamentística y el agro astur: las condiciones del asilado político, de la que soy ponente, y las auditorías en la que asumo la ponencia en la sombra. El paquete de asilo se retrasa nuevamente para Junio por más que no haya la incertidumbre que sufrimos con las auditorías.

Intervine en el foro de EuroFinUse (European Federation of Financial Services Users), que contó con el Comisario Barnier,  la muy activa Nathalie Berger, jefa de Unidad, y el siempre sólido Cambourg, de Mazars, empresa que junto a BDO ,Grant Thortom y demás emergentes, están destinadas a contribuir en un mayor equilibrio del declinante oligopolio.

Me fue también grato tratar a dos compatriotas, J. F. Estévez, del despacho Cremades & Calvo Sotelo, y J.M. Viver, defensor de afectados de Bankia.

El Caballero creía que se encontraba en un Castillo cuando era una simple Venta o Taberna. ¿Podría ocurrirle lo mismo a Barnier en la arena bruselense? El Comisario ha planteado noblemente terminar con el oligopolio distorsionador de las gigantes Big Four mientras resulta que éstas son habituales no de Castillo alguno sino de la ramplona Venta en que quieren convertir ese Castillo idealizado de nuestra Europa, y así pasó lo que pasó con Bankia, la Caja del Mediterráneo y demás informes perversos por omisión de la trascendental función auditora.

Las auditorías no son la piedra filosofal, tampoco ha de ser el mercado cerrado de hogaño.

La City quiere cargarse el proyecto Barnier. Este, que no es de mi familia política, me ha convencido de sus buenos propósitos en favor de la calidad e independencia de los auditores frente a la doblez, el clientelismo y la zafiedad de quienes actúan como el intolerable oligopolio que forman. Es una lección de esta dolorosa crisis que algunos se empeñan en no acatar.

Barnier es antiguo gaullista. Curiosamente una de las claves de lo que va a ocurrir es si le sostiene su propio Grupo del PP Europeo y aún si Marielle Gallo, miembro conmigo de la Comisión JURI, emitirá su voto a favor de la propuesta Barnier, en su día cabeza de su lista en L ' Île de France, o la dejará caer. Gallo, escritora de calidad, es, por cierto, esposa de Max Gallo, el hispanista y académico, que tan de cerca siguió la transición intelectual y política de nuestro país, donde cuenta con muchos admiradores.

Saludé hace tres meses la llegada de la presidencia irlandesa mentando a uno de sus grandes escritores para desear que en esta materia de las auditorías no nos ocurriera la desesperante espera del drama más conocido de Samuel Beckett.


No obstante, antes de Godot, esperamos para el día 25, a Madame Gallo

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Europa es más poliēdrica de lo que ls lobbies calvinistas nos quieren hacer creer.Es muy importante conseguir el mercado abierto de auditorïas .JF

Anónimo dijo...

BDO parece que le ha puesto valor con Pescanova,ojalà que Deloitte hubiera trabajado así el sector financiero español que monopoliza

Anónimo dijo...



Merci beaucoup pour cet article écrit par une plume magnifique.

Avec mes meilleures salutations,

Nathalie Berger

Anónimo dijo...


Estimado Antonio,

Muchas gracias por mencionarnos (y mencionarme) en tu artículo, el cual es estupendo en mi opinión!


Atentamente,

Juan Manuel

Anónimo dijo...

La pelota parece en el tejado todavía.Europa debería ser màs rotunda en favor de sus principios contra las posiciones dominantes.Juanma

Anónimo dijo...


Thank you for your time this morning, the article, and your continuing efforts to change the audit market for the better



Kind regards
Nick