sábado, 13 de octubre de 2012

Where is La Espina?



"Creo que se han llevado/el aroma de octubre"
González Fuentes, Ángeles, La Rosa de tus vientos


Estaba meditando sobre cómo recuperar los meses del tiempo asturiano de brazos cruzados en la cabecera de la idea fuerza que es el Arco Atlántico, que pronto incluirá el paso del derretido Polo Norte, cuando picaron, en mi despacho bruselense, mi compañera parlamentaria María Muñiz y su assistant para darme a conocer que el PP español rehusaba firmar la enmienda que consolidaría el trazado de la ruta Oviedo/La Espina/Ponferrada.

Tengo, mejor tenemos,  claro que he/hemos de apoyar, en las instituciones europeas, al gobierno democrático de mi país. Nadie comprende aquí las polémicas hispanoespañolas, pero no cabe, sin embargo, seguir el trapo hasta dinamitar la vertebración y el futuro de mi región. Y esa posición límite está sucediendo con el recalcitrante intento de borrar La Espina del horizonte europeo 2030/2050.

¿Cómo serán Asturias, España, Europa, el PP o el PSOE, o IU, o UPD, para semejantes fechas? No sabría responder, pero tengo muy claro que quien gestione organismo político de cualquier nivel, incluso a los hogaño extremos extraparlamentarios del espectro, les prestará, lo reconozcan o no, que los políticos de este convulso tiempo nuestro no hipotequen el progreso por inacción.

La Espina es púa, en efecto, de siempre trago difícil, también en su versión carretera, con sus ancestrales curvas, sus vetustas guerras y sus densas nieblas, pero es también esqueleto, a modo de vértebra, imprescindible.

Hace poco, España, por calidad comparativa alcanzada, hubo de encarar la pérdida de los fondos de cohesión. Aún batiéndose en retirada por la fuerza de los números y la escasa voluntad norteña para nuevas razonables compensaciones, se arrancaron todavía algunos millones de euros entre los que figuró medio millar para una vía que tenía su hito referencial en un topónimo espinoso e inquietante, que pasaría luego por Tineo y Cangas hacia Toreno, Páramo del Sil y Ponferrada, al otro lado de la cordillera, sin tasas de peaje. Y su conexión portuguesa...

Como testigo asturiano, con mandato para entrar a los quites, valoré muy alto semejante compromiso colateral. Bien sé de la influencia sindical minera con los fondos pertinentes y del gran esfuerzo de un Consejero inolvidable, Francisco Buendía. El túnel del Rañadoiro, aunque tardío, era necesidad histórica. De aquella inauguración retengo el emocionante artículo, que bien hubiera merecido premio Mariano de Cavia, Ortega y Gasset u otro hemerográfico semejante de Moisés Molín, hoy ya conocido tenor(http://www.lne.es/occidente/2010/01/07/primera-vez-sonado-tunel-ranadoiro).

Como soy político veterano,  he tratado y escuchado a muchos ministros de Fomento (Vigón, Valdés, Calvo Sotelo, Ortiz, Julián Campo, Cosculluela, Borrell, Cascos, Magdalena Álvarez, Blanco...)  que consideraban  que las obras públicas se basan en iniciativas anteriores y se rematan con los siguientes. En resumen, tiene que producirse, progreso novedoso pero con cierta fiel continuidad. Lo podían haber dicho también el primoriverista Conde de Guadalorce, el mitificado catalanista Cambó y/o mi venerado Indalecio Prieto. Incluso Gonzalo Fernández de la Mora, en el que latía cierto adanismo, no hubiera  negado el aserto y alguna vez se lo comenté, en la madrileña caseta de lance de Riudavets, a raíz de su "Río Arriba", mucho más interesante que su famosa "Crepúsculo de las ideologías".

Condenar nuestra región a la ausencia de la minería y de la industria siderúrgica es un yerro de lesa civilización, que Asturias, y por ende España y Europa, no puede tolerar en una zona ya tan castigada.

En circunstancias que se nos pretende dejar sin nuestras naturales alas de volar, ¿cómo borrar también una carretera terminada en muchos tramos, en otros casi y cuya dificultad mayor -El Rañadoiro citado-, ya ha sido acometida?

Sé que la crisis lo contamina todo pero deberíamos introducir distancia y reflexión.

No tengo mal concepto personal de la Ministra Pastor. La conocí en los cursos de la Granda. Sé que su paso por Sanidad fue prudente y es, dejando aparte mi vieja amistad con García Margallo, la titular que me causó mayor confianza, dentro de mi proverbial escepticismo político hacia todos ellos. El frenazo a sus propios diputados, como ha reconocido Salvador Garriga en estas páginas, me duele, no obstante, sobremanera.

Hace años, acompañé, como abogado, a dos emprendedores a una distendida reunión parisina con François Pinault sobre una de sus enseñas comerciales. Al saber mi origen astur, Pinault pidió a uno de sus colaboradores un plano que extendió entre dos miniaturas de Eduardo Chillida, su escultor preferido. El documento tenía redondel a rotulador en el Occidente de Asturias, el Norte de León y el Suroriente de Galicia:

-Hemos recorrido en avión esa zona. Tienen una riqueza forestal inmensa que deben fomentar, repoblar y cuidar a muchos años vista. Si algún día lejano se terminasen las riquezas del subsuelo, los bosques, bien gestionados y comunicados, no les fallarán.

Nos quedamos muy sorprendidos de que nuestra región mereciese la meditación incidental del famoso magnate que no se planteaba ninguna inversión específica sino solo el conocimiento del medio.

Si el Occidente asturiano hubiera estado mejor comunicado, y ya se quejaba Jovellanos en sus diarios, otra cosa hubiera sido el auge armónico del esplendor de la explotación carbonífera y la búsqueda de alternativas socioeconómicas. Tineo, Cangas, Laciana, el Bierzo, el Sil, el Sur lucense... tienen derecho a estar en el mapa, a mantener población, a evitar el ninguneo...En pocas palabras, a que la Ministra Pastor, insisto en mi respeto, no se pegue un columpiazo histórico. Su rectificación será positiva, oportuna y reparadora pues seguramente no ha estado bien informada.

Gracias, María, por tus reflejos asturianistas; al quite, que decía antes, como corresponde a nuestra sagrada representación cívica, que no todo es supuesto valor añadido para el triángulo del superdesarrollo, pues el Noroeste, el Arco Atlántico, precisan redoblada atención.

Por cierto, ¿estaremos en crisis en el 2030? ¿La misma u otra por no haber puesto los flotadores, con una responsabilidad no pequeña: borrar carreteras del mapa?


@Antonio_Masip

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Te sugiero corrijas la denominación de UPYD y no entiendo la expresión polémicas hispanoespañolas por reiterada.

Respecto a la construcción de estructuras viarias, carreteras, recuerdo la prevención que nos hizo un prestigioso profesor francés durante la impartición del primer máster en Desarrollo Local impartido en la universidad. Nos decía que las carreteras igual sirven para unir como para vaciar territorios y ponía el caso de las cuencas donde la existencia de una autopista que te ponía en Oviedo y al revés en las Cuencas en 20 minutos provoco el éxodo de la gente a Oviedo en busca de la calidad y servicios de la gran urbe, jóvenes con coche o jubilados en búsqueda de los servicios sanitarios. Esto explica en parte el espectacular crecimiento de Oviedo y la construcción masiva de viviendas.....

Respecto tu alusión a los bosques me parece oportunísima pues siempre la política forestal fue el patito feo de la actividad de fomento y de la iniciativa privada. El bosque y su tratamiento es reflejo de nuestra desidia, indolencia y falta de emprendimiento.

Anónimo dijo...

No se puede condenar a una zona al ostracismo y a la incomunicación de esta manera. Todos somos conscientes de la crisis y de la escasez de recursos economicos que tenemos pero en el suroccidente asturiano estamos ya cansados de ser los que siempre lo paguemos. Pero esto es mucho mas grave aun, podemos esperar, somos gente que hemos salido adelante a pesar de las barreras orográficas pero lo que no podemos consentir es que el gobierno de España nos planifique nuestro no futuro a 2050. La no inclusion de la Espina-Ponferrada en las redes transeuropeas impediria su financiacion europea y seria un mazazo brutal al futuro de Tineo, Pola, Allande, Ibias, Degaña, Paramo del Sil,Laciana, toreno, Fabero y Ponferrada. Ya soportamos en Asturias un peaje vergonzante por Pajares ampliado en 50 años por Cascos en su etapa de gestor de Fomento y ahora quieren cerrarle la puerta también a esta salida para Asturias que acabaría con la marginación del suroccidente asturiano. La votación en el parlamento europeo sera a finales de noviembre y espero que para ese momento todos los partidos políticos estén a la altura y no condenen el futuro de " La Asturias por descubrir"


J.F

Anónimo dijo...

nOportuno y mas que contundente articulo en apoyo de esta obra, vital e imprescindible para el desarrollo del occidente asturiano, injustamente relegado y tan incompresiblemente indefendido por muchos de sus propios habitantes.
Gracias por recordar ese escrito de enero 2010 que de tan sutil forma describe otro modo de ver las cosas.
Y gracias a los que intentais que pueda ser posible.
Maribel.

Anónimo dijo...

Muy interesante y justa, Antonio, esa defensa del occidente asturiano

R

Anónimo dijo...

Muy buena tu Espina. Abrazo

N

Anónimo dijo...

Antonio, ha salido muy bien y han puesto el nombre de Geli ( Ángeles) en negrita y logicamente destaca mucho más; seguro que muchísimos amig@s lo verán y nos lo dirán.
Bon week-end
Amitiés

M.A.L