viernes, 10 de agosto de 2012

Orlando Pelayo y el riesgo sobre Velázquez

Ahora que el Tate de Londres se recrea con una magna exposición sobre el Arte Desaparecido, me viene a la memoria a una visita a Salinas, en casa de mi madre, de Orlando Pelayo, ya tocado de muerte. El gran pintor se indignaba con el riesgo que habían corrido unos cuadros de Velázquez, trasladados en avión por cesión temporal a un Museo americano:

"Si el avión desapareciera en el mar la herida inflingida a la Humanidad no tendría reparación posible."

Aquel día, creo que de Septiembre, Orlando, a presencia de Lita Pire, su mujer, recuerdo también que nos habló de la endiablada escritura de Céline, de que había ilustrado un libro de lujo de Jünger y que cerca de su casa, en el Marée parisino, había una librería italiana que yo conocía.Ya de noche cenamos en la Parra de Avilés y los Pelayo volvieron en taxi a Gijón.

No hay comentarios: