lunes, 6 de agosto de 2012

Lucio

Acaba de nacer mi cuarto nieto, Lucio Masip Lámbarri. Eloína ya fue a conocerlo pero yo he de esperar aún unos días. No obstante me presta recibir esta primera foto del primer día.

Mi amigo Ángel Alda dice en su mensaje de felicitación que eso de Lucio Marco Antonio es una saga muy romana...

Y, casualmente, me encuentro en una marcha contra la Mina de Oro, en Salave, que fue de explotación romana, pero que no debería resucitarse ahora, fuera de época, rompiendo un paisaje maravilloso con técnicas depredadoras.

Lucio me llama con fuerza a la vida cuando ha poco todavía mi ánimo estuvo bastante quebradizo con grietas de salud que confío superadas.

Quiero verle crecer en libertad y prosperidad de nuestro entorno social armónico.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Marco se quejaba de mi tardanza en conocer a Lucio.Al decirle que podía aprovechar una escala hacia Madrid,me dijo "o,¿Porqué no aprovechar cuando se gradúe?Como quiera que me desplacé enseguida a Madrid para ver a Lucio,al cogerlo en brazos lo llamé " !el graduadín!"