martes, 14 de agosto de 2012

Juegos: no vale dejarse perder

Es antideportivo dejarse perder para mejor superar una eliminatoria y buscarse los mejores/peores contrincantes. Es de cajón pero se practica. La Federación de una especialidad minoritaria, el badminton, ha actuado de forma enérgica y radical expulsando a unas ganadoras que incurrían en esa mala prÁctica, incompatible con el ideario de Couvertin.

Bien recuerdo el bochornoso partido de fútbol entre Alemania y Austria, en la fase inicial del Campeonato del Mundo-1982. La actuación de ambos equipos, en el Molinón, fue descarada. El público se irritó razonablemente a la vez que aplaudía al Presidente de la Federación de Argelia, país cuya clasificación se perjudicaba. La misma prensa deportiva alemana criticó la acción de su equipo, el del llamado kaiser Beckembauer y de Rumenitge, entre otros colosos. La FIFA ni se planteaba por entonces intervención sancionadora alguna.

No es malo que, aunque sea con el badminton, las Olimpiadas hayan tomado una importante decisión que puede servir de futuro precedente en pro de un deporte limpio.

No hay comentarios: