viernes, 13 de julio de 2012

¡Que se jodan!



Al parecer, una diputada de apellido que tanto recuerda corrupciones levantinas, jaleó al Presidente Rajoy gritando, con motivo del recorte a las prestaciones de los parados, “¡Que se jodan!”.
Es demasiado fuerte en una Europa que todavía recuerda las lágrimas vertidas de la Ministra de Trabajo italiana ante una medida semejante.
¿Y si el Gobierno además de una opción de ideólogos y/o incompetentes estuviera compuesto por un ramalazo de sádicos?
Ojo, pues blasonando la impiedad se llega a situaciones de auténtico peligro para la democracia, digo, para todos.

No hay comentarios: