jueves, 26 de julio de 2012

Pero, ¿de qué color son en verdad las lagartijas?

Julián sostiene que son siempre verdes. Eloína dice también que son de ese color y que los niños de ciudad no tenemos ni idea.

Pero es imposible. Los sueños se dice que son en blanco y negro pero los recuerdos y los olores de la infancia no pueden engañar.

La contundencia de Julián es tal que me hace dudar de si yo fuera daltónico o, al menos, padecer algún trastoque cromático. En el tendal hay una toalla verde y le pregunto si es o no verde.Y es, en efecto, verde para ambos; sin problema, pues en cuanto que por verde entendiéramos cosas distintas.

Por fin, Conchita, preguntada delante de Julián y sin darle mi previa opinión dice que las lagartijas son marrones. Luego de nuevo llama Elo e insiste en la espalda verde.

Por supuesto hoy eran verdes pero nada más que hoy a mis ojos. He de preguntar a mis nietos.

No hay comentarios: