lunes, 4 de junio de 2012

LEA

Se llama LEA y nació en Brubru.

Sus padres han tenido el enorme sentido de llamarla LEA, un imperativo que debería pronto iluminar todos los gestos de su vida.

"Leé LEA" es un consejo precioso para inmunizarse contra los desfallecimentos de la vida antes de que coja el gusto por sí misma y no haya ya obstáculos para acceder a la felicidad infinita, por muy dura que sea la Historia y la Literatura, que tantos nos legaron en escritura.

LEA misma viene al mundo junto al sitio donde también vio las primeras luces un cronopio que le precedió,el argentino Julio Cortázar, que algún día, sin duda, animará su imaginación.

La primera vez que Cortázar escribió "cronopio", escuchaba, en París, a Louis Armstrong en vivo. Se imaginaba un globo verde flotando en el semivacío.

Ya para entonces debió de estar plantada esa hermosa línea de árboles que hace de la calle de LEA un lugar paradisiaco, único en medio de Brubru, como la llamaba Cabrera Infante, otro creativo de las palabras espumosas que algún día LEA leerá tambièn atendiendo el explícito mensaje imperecedero de su mágico nombre.

LEA no es un sms borrable precisamente. Es la viveza misma de lo que en verdad merece la pena, con la que rima en una asonante ideal, palabra que también es lea de idea.

LEA tiene ya marcada vocación de maravilla.

Y es en efecto, una chica maravillosa que nos tiene inquietos y embelesados.

Felicidades, Marta y Juan, encarnadura y antecedente de la línea milenaria que ha desembocado en LEA.


No hay comentarios: