viernes, 15 de junio de 2012

EL DECLIVE DE LOS DIOSES




Eduardo San Martín, Subdirector de ABC, al que conocí como responsable international de El País, considera, en los desayunos de Tve, que su colega Mariano Guindal es el periodista económico más característico de estos últimos treinta años, precisamente el tiempo que hace que no le trato. Por mi amigo Luisma me entero ahora del reciente libro de Mariano "El declive de los dioses", una magnìfica aportación a secretos de la transición española que acabo de devorar.

Las aportaciones de Mariano, muchas veces transversales, son de grandísimo interés para aclarar los orígenes democráticos de esta compleja parte del mundo, a la que llamamos España, que tuvo un largo parto hacia la Libertad.

Tuve especial contacto con Guindal al coincidir en la revisa Guadiana, de Gabriel Camuñas, que dirigía Daniel Gavela, y de la que su redactor-jefe Germán Álvarez Blanco me hizo corresponsal en Asturias en el 76 y primeros meses del 77. Soy testigo cualificado de una parte muy importante de algo que Mariano traslada a su libro. Es cuando descubre el origen de los asesinatos de los abogados de Atocha en el interior del Sindicato Vertical del Tansporte. Los autores fueron falangistas que asisíìan a trabajar con camisa azul y botas de caña. Mariano lo escribió así en un artículo inédito, que se adelantaba a todo lo mucho dicho hasta entonces. Soy testigo de que es verdad y de que me lo leyó sacándolo del cajón de su mesa al objeto de consultar si había algo peligroso jurídicamente. Recuerdo también que era una crónica demoledora y audaz pero, cierta como era, debería pasar sin problema de legalidad. La revista, no obstante, no se atrevió y ahora con el libro queda claro cómo el legendario Manu Leguineche lo rechazó en Colpisa, que dirigía, aunque Oriana Fallaci, que también lo leyó aquel mediodía, lo aceptaba como lógico y verosímil.

Mariano refiere en su libro cómo lloró de rabia esa tarde en que escribió su mejor crónica,jamás publicada, que Oriana, famosa, y yo, desconocido, sí le avalábamos.

No hay comentarios: