jueves, 1 de marzo de 2012

JOSÉ LUIS IGLESIAS

José Luis tenía pendiente una cita conmigo, establecida tras enterarse de que me había adherido a la petición popular en favor de la Medalla del Trabajo.

Con Eduardo Prieto, de cuya enfermedad José Luis me había dado noticia,al que también profeso admiración y afecto, formó un tandem de liderazgo confluyente en la metalurgia gijonesa.Recuerdo también, siendo yo todavía estudiante, cuando tuvieron la audacia de convocar una huelga, con apoyo del despacho del entrañable Pepe Jiménez de Parga, con un escrito en el que sostuvimos que era legal aprovechando lo que la terminología laboralista del antiguo régimen llamaba "conflicto colectivo".Naturalmente no cabía tal legalización pero José Luis y los suyos y otros, en Talleres Moreda y en la Sociedad Industrial Asturiana, creo recordar, lo intentaron de forma pionera, compaginando legalidad e ilegalidad y aunque Prieto fuera un buen anarquista.

Ahora se recuerda que José Luis pertenecía a GESTO, la magnífica sociedad cultural, que aprovechando un grupo de teatro había fundado García Rúa, personalidad fundamental en la Asturias de aquellos años y en la que solían estar Marcelo García y sus hermanos, el veterano Liñero, Herrero Merediz,Prieto, Piti Casal, Daniel Palacio,el muy joven Boni,Costales,Andrés...De Oviedo viajábamos a encontrarnos con ellos los hermanos Menéndez de Llano, los Uría,Jaime Herrero, Ignacio Quintana,Juan Cueto, Juan Luis Vigil,Bolado,Caballero...

Hubo un tiempo posterior en que la ya semiclandestinidad gijonesa había tres José Luis Iglesias: el Presidente de la efímera Texu, Riopedre y el ahora fallecido.

Luego vino Unidad Regionalista, en la que José Luis,`perteneciente a Reconstrucción Socialista, resistió, junto a los inolvidables Hevia Carriles y Aida Fuente, de la tentación que Rafael Fernández y Juan Luis Vigil les lanzaban desde el PSOE.Y siempre en todo, Severino Arias, cuya presencia tanto se sigue apreciando aún hogaño.

Leo que José Luis estaba iniciando sus memorias, de las que algo me había dicho. Espero que sus compañeros de USO, sus amigos Chico y Pura y su familia encuentren el apoyo debido para que ese documento, que presumo de gran valor, pueda servir para una historia todavía muy incompleta no solo del movimiento Obrero,que también, sino de la transición democrática.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

JL era un tipo ùnico, romántico, mundial

Enrique Baròn

Anónimo dijo...

...sindicalista...poeta...E.B.C.