viernes, 10 de febrero de 2012

PREOCUPACIÓN INTERNACIONAL POR GARZÓN




Hace más de un año recibí en Estrasburgo a un grupo corporativo de juristas españoles, muy sorprendidos de la unanimidad y de la preocupación generalizada que sobre la persecución al valiente juez habían notado ya entonces en instituciones europeas. La Legación en Bruselas del Consejo de la Abogacía bien lo aprecia de forma cotidiana.

Conozco y estimo mucho a Joaquín Jiménez, Presidente de la Sala que juzgó a Garzón por las escuchas a las visitas de presos, trámite que algún abogado podía haber aprovechado para cooperar en el blanqueo de dinero de la trama llamada policialmente Gürtel, nombre alemán de "Correa". Joaquín fue compañero de carrera en la Universidad de Deusto y luego, en uno de sus primeros destinos, estuvo de Juez de Primera Instancia e Instrucción de Cangas de Onís. Es un tipo de extraordinaria calidad que estoy seguro actuó con total exquisitez e independencia.

También sé de Luciano Varela, instructor de la causa Falange/Manos Limpias versus Garzón, que fue Juez de Pola de Lena y de Avilés. No tengo dudas sobre su rigurosa moralidad, que espero imparcial, pero no deja de sorprenderme, que él mismo, y una reducida mayoría de sus compañeros de Sala, no consideren su "contaminación" para juzgar habiendo intervenido en la instrucción y haberse pronunciado expresamente antes contra Garzón. Esta cuestión de mayor o menor identidad entre la instrucción y el Tribunal que emitirá una de las sentencias no va a ser bien recibida por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo si tuviese en su día que pronunciarse sobre esa y otras sorprendentes irregularidades de tan aparatosos juicios. También parece claro que la Corte Penal Internacional no estima que quepa invocar leyes de amnistía contra delitos de genocidio imprescriptibles. Sobre Varela, su trayectoria y evolución ideológica no haría más valoración. Precisamente, la judicatura europea es muy celosa de evitar la más mínima contaminación, incluso en apariencia remota, como vimos en la causa de Pinochet en la Cámara de los Lores, en uno de cuyos pronunciamientos coincidí en Londres.

Por último, conozco, y antes conocí mucho, a otro de los intervinientes, el abogado defensor, Gonzalo Martínez Fresneda. Marcelino Arbesú y yo estuvimos con Gonzalo en algunos procesos de los tiempos del Tribunal de Orden Público, el siniestro TOP, y de las penas de muerte. Gonzalo es una personalidad admirable, cuya imagen en la televisión belga me ha prestado mucho ver, aunque la inquietante huella del tiempo no me haya dejado de sorprender. Espero triunfe con su defendido en la causa del franquismo, que tanto desprestigia internacionalmente la Justicia española, lo que acaba de resumir el New York Times, uno de los periódicos, sino el primero del mundo, más prestigiosos y ponderados, cuyo editor (ver texto original en www.antoniomasip,net ) reclama sin rodeos la absolución del inquieto y, sin duda, poliédrico Garzón.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Te mando sentencia de Garzón. Me parece un atropello. ¿vaya país¿ y ¡Vaya justicia¡. Encima protestan de que les llaman fascistas

Anónimo dijo...

Estamos de acuerdo pero no lo dejas muy claro en tu articulo. bs

MIM

Anónimo dijo...

¿ y cuántos jueces la han metido y a cuantos se les ha juzgado?

Anónimo dijo...

Si no hubiera jueces coruptos, no habría políticos corruptos, ni banqueros corruptos,ni constructores corruptos, ni curas corruptos, que llevan desde hace XX siglos ofreciendo el cielo a cambio de dinero, y nunca se consideró a esto como un caso de estafa.
Atajemos el mal en su origen, los jueces corruptos, y se resolveran el resto de los problemas.
Penedela

Anónimo dijo...

Antonio, lo bueno es que con este motivo nos ponemos en contacto! Pero cuanta confusión en la izquierda! He desempolvado la biografía que le encargo y dicto Garzón a Pilar Urbano, su biógrafa de cabecera! Yo si no tuviera cosas mas importantes que hacer escribiría uno muy documentado que se llamaría. "El Gran Impostor". Pero ahora lo mas importante es ganar las elecciones en Asturias y Andalucía , que no es fácil.
Ya espero tu llamada cuando vengas a Madrid.JOSEMARIA