lunes, 30 de enero de 2012

EL DIABLO ERA ORSON


Siempre me han parecido de altísima calidad las entrevistas memorialistas que los domingos hace LA NUEVA ESPAÑA y que aún se deslizan lunes y martes.

El formato es un logro, muy propio para contener un anecdotario que, bien escogido, sigue interesando hoy, más, sin duda, que en el momento en que sucedió; y nos atrae otro pelín si cabe a los que conocimos algo del personaje presentado.

Algún día, espero, Prensa Ibérica lo recogerá todo en un volumen que será una aportación a la Asturias Contemporánea.

Ya bien siento que mi gran amigo Manuel Díaz Ron, que se resistió a la biografía no haya sido recogido.Manolo se deshizo amablemente de varios intentos de proyectar su vida, tanto en Francia como en España.Hace tiempo, a finales del siglo, su hija Patricia llegó a convencerle, a mi presencia, de ablandar su radical negativa si el libro era de varias personalidades y no referido solamente a él.Pero no se hizo tampoco.Una pena que algunas de sus muchas cosas no estén en el Registro de www.lne.es.

Y en esa nómina del cotidiano asturiano me ha prestado, entre otros, leer a Gil Parrondo, el nonagenario cineasta valdesano, tan premiado. Antes, desde ha mucho, nos ha llegado por doquier aspectos de esa vida llena de matices pero debo confesar que, pretendiendo seguirle en sus múltiples apariciones, la entrevista de ahora es la que mejor me saca de su carácter un tanto enigmático.

El detalle del encuentro con Orson Welles, en el madrileño Palace, es genial como son geniales Gil Parrondo y el autor de Ciudadano Kane.Este estaba vestido hasta el suelo con un batín de terciopelo rojo que hizo confundir a nuestro paisano con Satanás.

Esas aproximaciones al Diablo, en un recoleto Palace, imagino que será una de las causas por las que Orson debió mudarse luego al Castellana Hilton en cuyo Bar le recuerdo exuberante, tal como salió en Hotel Internacional, una cinta que no es de su categoría, en el que, como actor de reparto, da réplica a Elsa Martinelli, una actriz que iba para mucho más famosa de lo que fue.

No hay comentarios: