martes, 17 de enero de 2012

Carlos Fernández Llaneza, que fue un extraordinario concejal ovetense, ha escrito un artículo EN LA NUEVA ESPAÑA ayer lunes que no tiene desperdicio sobre el Naranco y ss canteras. En mi CON VISTAS AL NARANCO me hago frecuente eco de este antiguo concejal, que mucho y bien ha escrito sobre el Monte ovetense.

Citaré unos párrafos del artículo:

"Hoy es una ampliación de una cantera la que levanta voces en contra y habrá que reflexionar y debatir sobre ello. No es de recibo que el municipio de Oviedo concentre la mayor cantidad de canteras de Asturias, en torno al 75% de explotación de caliza, y buena parte en el Naranco. Y no sólo se trata de conceder permisos de ampliaciones o no, sino de velar por el debido cumplimiento de las condiciones de la licencia, estado de los planes de restauración, cumplimiento de las condiciones de protección medioambiental, etcétera. No vale todo, y en nombre del desarrollo industrial no debemos ni podemos permitir continuar deteriorando el mayor patrimonio natural de la ciudad, o como ocurrió en su día en Llagú, arrasar un castro cuyo origen se remonta al s. V a.c."
"En definitiva, insisto en la conveniencia de que todos miremos hacia el Naranco. Que lo protejamos y preservemos; que lo mejoremos. Que escuchemos las alertas que desde hace años vienen lanzando quienes mejor lo conocen: Amigos del Naranco, Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, ANA, y tantos como a diario disfrutan de sus caminos, viven en él o lo sienten como algo propio y familiar. No quisiera dar la razón a ese autor anónimo que dijo: «Es increíble que la Naturaleza pida a gritos ayuda, pero más increíble es que nadie la escuche."

No hay comentarios: