lunes, 9 de enero de 2012

Belmondo


Todos mis lectores recordarán al gran Jean Paul Belmondo, el inolvidable actor de À bout de soufle, de Jean Luc Godard, de otras muchas películas de la llamada Nouvelle Vague y también de otras menos cuidadas.

De repente me encontré con él en el aeropuerto bruselense de Zaventem.Lo llevaba en silla de ruedas mi buena amiga Nadia Khaddach, de origen marroquí, persona encantadora que muchas veces me suele empujar a mí en mis viajes de lunes o jueves.El recurso a la silla de Belmondo no sé, ni oso preguntarle, si es permanente o circunstancial.Ángel González, el poeta, recurría a ese servicio en los últimos tiempos de su vida para mejor desplazarse en los largos pasillos de los aeropuertos americanos en los que le costaba deambular por sí mismo.

Al poco de despedir a Belmondo y a Nadia, llegué apuradamente a una reunión de dirigentes empresariales de predominio-¡cómo no!-británico, invitado como fui, pese a mis conocidas opiniones sobre el oligopolio de las auditoras y la transparencia fiscal de las llamadas "microempresas".Al darme la palabra, les conté que venía "À bout de soufle", ("Sin aliento") no en vano tras ver al mito de la escena.Al despedirme, el chairman, con fina ironía, me dijo que probablemente muchos allí discrepaban de mí,pero anotaban como grato que hubiese hecho una insólita cita de cinéfilo.A él mismo le encantaba Jean Seberg en la película.

Y es que el ambiente intelectual de Bruselas es remarcable siempre, o casi siempre.¿Cómo no voy a saludar que Rajoy haya escogido a íntimos colaboradores del perfil cultural y europeista de José Manuel García Margallo e Íñigo Méndez de Vigo? De la misma, sin embargo, hay que decir, en solución de continuidad, que es un auténtico atraso confiar la Secretaría de Estado de Energía a un enemigo de Asturias y León, de las comarcas mineras asturleonesas y turolenses, de empresarios y trabajadores mineros, en un Ministerio, cuyo titular carece del mínimo perfil industrial.Lo hemos sostenido mi compañera de Parlamento,María Muñiz, hija del entrañable escritor gijonés Mauro Muñiz (q.e.p.d), y yo en nuestro primer comunicado del año.Asturias ha de salir adelante aunque el gobierno español se haya empezado a cebar con nosotros, como ha denunciado incluso el gobierno regional asturiano, arrepentido ya de haber brindado su voto en la investidura  del Presidente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

merci
N

Anónimo dijo...

Waw mon nom à coté de Jean Paul Belmondo!!!Merci beaucoup, j'ai traduit le texte aver l'aide de l'internet,vous eyes vraiment un homme surprenant!!!