viernes, 11 de noviembre de 2011

Nanorelato al estilo El País

Ante la urna se identificó como indignado que no votaría. El interventor del partido favorito en sondeos le dio la mano y las gracias. Quedó mosqueado por tanta amabilidad. Volvió con los sobres para votar. Esa segunda vez el mismo interventor no saludó: el indignado ya no se escamó.

No hay comentarios: